Nueva Ley Orgánica de Educación fortalece conciencia democrática del pueblo

…señaló que la garantía de la libertad de culto tiene que desarrollarse en todas las instituciones del Estado, incluso en el sistema educativo que éste mantiene, bien sean escuelas estadales, nacionales y municipales, al igual que las universidades públicas deben ser orientadas por la laicidad.

La Ley Orgánica de Educación (LOE), la cual está orientada para la emancipación y libertad, permite que el pueblo venezolano practique la verdadera democracia, porque la creación de una conciencia democrática es sólo viable a través de la educación, no mediante mensajes e información sesgada por medios de comunicación que buscan suplantar las escuelas para ideologizar al ciudadano, copiar el pensamiento de las grandes elites económicas y crear un país sin educación y valores.

La LOE, promulgada el pasado 15 de agosto, se adapta a la realidad y a las necesidades de Venezuela en pro del bienestar de la población. Contrario al pasado, cuando los gobiernos estaban a espaldas del pueblo.

Es una ley de inclusión, pues la educación desde el siglo pasado ha sido utilizada para profundizar las divisiones sociales.

Este instrumento es producto de una consulta a todos los sectores del país. Sin embargo, ha tenido el rechazo de la oposición política y los grandes medios privados, por la sencilla razón de que les impide el logro de sus objetivos, que siempre han estado orientados al monopolio y a la exclusión del pueblo.

Con esta ley, los medios se verán obligados a ofrecer una programación que inculque valores y principios y no transmitir programas que inciten a la violencia, como están acostumbrados a divulgar.

“Quienes dirijan medios de comunicación social están obligados a prestar su cooperación a la tarea educativa y ajustar su programación para el logro de los fines y objetivos consagrados en la Constitución y en la presente ley. Se prohíbe la publicación y divulgación de impresos u otras formas de comunicación social que produzcan terror en los niños, inciten al odio, a la agresividad, la indisciplina, deformen el lenguaje y atenten contra los sanos valores del pueblo venezolano, la moral y las buenas costumbres, la salud mental y física de la población, en caso de infracción de estos, los órganos rectores en materia educación solicitarán a la autoridad correspondiente la suspensión inmediata de las actividades o publicaciones de que se trate, sin perjuicio de la aplicación de las sanciones contenidas en el ordenamiento jurídico venezolano”, así lo establece la disposición transitoria primera, numeral 12 de la LOE.

La oposición, en pleno desconocimiento del contenido de este instrumento, emprendió una campaña de mentiras y manipulaciones en contra de la ley, pues ellos alegan que la LOE viola la autonomía universitaria, atenta contra la iglesia y los medios, entre otros aspectos señalados por las elites y cúpulas opositoras.

Democracia en la educación: universidades para el pueblo

Con la nueva Ley Orgánica de Educación se garantiza la continuidad a la educación, otorgándole al estudiante una meta profesional, así como la institucionalidad de las diferentes misiones educativas.

La verdadera educación democrática se implementará en todos los subniveles educativos, al dejar a un lado la vieja tesis y praxis de tener universidades 'sólo para generar doctores'.

En el capítulo del principio de la autonomía universitaria, el cual ha causado polémica, la nueva legislación agrega articulados más democráticos que no alteran ese principio constitucional.

El secretario de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Amalio Belmonte, destacó recientemente que se trata de una ley que “sobredimensiona la función del Estado”, al controlar aspectos del proceso educativo que actualmente son potestad de las escuelas y universidades.

“Es reglamentista, es punitiva y persigue cercenar el sentido democrático de la educación venezolana. Hay artículos que disminuyen la autonomía universitaria. Las políticas de admisión corresponden al Gobierno. Se otorga al Gobierno la función de formación de los docentes venezolanos. Se intenta crear un organismo distinto para que la administración de la universidad quede en manos de entes externos”, añadió.

No obstante, el ministro del Poder Popular para la Educación, Héctor Navarro, aseveró que las universidades autónomas seguirán dictando sus reglas y sus normas, pues la autonomía universitaria no se verá afectada por esta ley.

Navarro considera que quienes afirman que con el nuevo instrumento legal se elimina la autonomía no han leído los artículos del mismo.

Indicó que es totalmente falso que el Estado establecerá qué carrera estudiará cada quien.
La LOE, en relación al principio de autonomía universitaria, establece artículos novedosos que abren la participación dentro de las universidades autónomas, como en la elección y nombramiento de sus autoridades.

En el artículo 33, numeral 3, la ley establece la igualdad de condiciones de los derechos políticos de los integrantes de la comunidad universitaria (profesoras, profesores, estudiantes, el personal administrativo, obreras, obreros, egresadas y egresados) para elegir y nombrar a sus autoridades.

Aquí se cumple con lo establecido en la Constitución que es el derecho a la participación.

La nueva ley establece la creación de un consejo contralor, conformado por los integrantes de la comunidad universitaria, el cual deberá rendir cuentas del uso del patrimonio, que antes no hacían. También estarán obligados a rendir cuentas al Estado venezolano.

Actualmente las universidades autónomas del país no rinden cuentas ni a la comunidad universitaria ni al Estado.

Asimismo, la Ley Orgánica de Educación (LOE) contiene elementos que realzan valores democráticos, inclusivos y de igualdad en el sistema educativo venezolano, por tal motivo, los estudiantes de las diferentes casas de estudios, en su mayoría, apoyan y defienden este instrumento legal.

El presidente del Centro del Estudiantes del Colegio Universitario José Lorenzo Pérez Rodríguez y miembro del movimiento estudiantil utopía, José Cárdenas, destacó recientemente que se mantendrán en pie de lucha para la difusión del texto, a fin de neutralizar la campaña desestabilizadora que los factores de oposición han tejido en torno a la normativa.

Cárdenas considera que los estudiantes opositores no representan la voluntad del pueblo ni del colectivo universitario, pues ellos luchan los intereses, que no son los mismos que los de la población.

Laicidad en la educación

El pensamiento burgués de la Iglesia se ha opuesto a la nueva Ley, pues afirma que la laicidad contemplada en este instrumento es un atropello para la Iglesia.

Esta condición siempre ha sido establecida en las leyes, desde la ley 1915, pasando por la de 1924, 1940 , hasta nuestros días, porque la enseñanza religiosa debe estar en manos de los sacerdotes o de los padres, nunca impuesta a los maestros, por esta razón los argumentos políticos del Cardenal Urosa Sabino y el rector de la Universidad Católica Andrés Bello, Luis Ugalde, no tienen sentido ni validez.

El ministro Navarro en reiteradas oportunidades ha explicado que la Constitución Nacional dicta que el Estado es laico, es decir, que es independiente de cualquier creencia religiosa; por ende, señaló que la garantía de la libertad de culto tiene que desarrollarse en todas las instituciones del Estado, incluso en el sistema educativo que éste mantiene, bien sean escuelas estadales, nacionales y municipales, al igual que las universidades públicas deben ser orientadas por la laicidad.

Por esta y otra razones, la nueva Ley Orgánica de Educación es un paso firme y de avanzada para lograr la independencia económica y social, la verdadera libertad que nos han tratado de quitar los que por razones históricas y políticas han dominado a Venezuela.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...