Nueva Jerusalén: disidentes reciben amenazas

Los habitantes de la Nueva Jerusalén, en Michoacán, realizan sus actividades con normalidad; sin embargo, los disidentes denuncian que han recibido amenazas

Los habitantes de la Nueva Jerusalén, en Turicato, Michoacán, realizan sus actividades con normalidad, tanto el grupo de los tradicionalistas, como en la  zona donde viven los disidentes.

En la comunidad religiosa hay aparente tranquilidad tras la captura del encargado del orden en la Ermita, Cruz Cárdenas, el pasado jueves 18 de octubre.
Sin embargo, los disidentes señalaron que han sido amenazados.

Oscar Montero, habitante de la Nueva Jerusalén, señala que 'por la parte de los que dirige Martín de Tours, ha habido amenazas por parte de ellos hacia nosotros, porque nos culpan a nosotros de la detención de Cruz Cárdenas'.

En la Nueva Jerusalén, el grupo religioso exige su liberación y ha organizado caravanas a Morelia para manifestarse contra la detención. Los disidentes están a la espera de que se castigue a más responsables de la destrucción de la escuela de la comunidad el pasado 6 de julio. Sin embargo, se mantienen en alerta permanente.

Pablo Barrera, habitante de la Nueva Jerusalén, afirma que los seguidores de Cárdenas 'dicen que si no lo sacan, que nos van a llegar a las casas, que a sacarnos, que a corrernos a como dé lugar'. Oscar Montero, habitante de la Nueva Jerusalén, agrega que 'se ha escuchado que si no liberan a Cruz Cárdenas van a secuestrar a alguien de nosotros; yo creo que para un intercambio'.

Para saldar la fianza que le fijó el juzgado séptimo a Cruz Cárdenas, de casi tres millones de pesos, y pueda enfrentar el proceso penal en libertad provisional, la gente de Martin de Tours pidió a sus seguidores una donación por familia. Oscar Montero dice que 'les pidieron tres mil pesos por cada familia, les dijeron que vendieran lo que tuvieran'.

Pablo Barrera, habitantes de la Nueva Jerusalén, señala que 'les piden una cooperación, quien sabe si será cierto, se oye más o menos que dicen eso'.

En la comunidad, los pobladores disidentes no duermen por las noches, pues aseguran que los fanáticos los vigilan, y que, por las noches grupos de hasta 20 fanáticos se pasean por las calles, cerca de las casas de los disidentes.

Celestino Cruz, sacerdote disidente, señala a Noticieros Televisa, que 'si, se da que de vez en cuando, el grupo de los laicos aparecen; de vez en cuando se oyen disparos de arma de fuego'.

Por fuera de la comunidad, elementos del Grupo de Operaciones Especiales vigila la entrada principal; por dentro, los fanáticos también hacen guardia.
El grupo religioso comandado por Martín de Tours continúa con sus actividades normales, caminan por las calles y hacen oración.

Mientras tanto, el grupo laico continúa con la construcción de su propio templo que, por falta de recursos, lleva cuatro años y medio en obra. Celestino Cruz, padre de la Iglesia laica, señala que 'no tenemos los recursos necesarios y eso ha sido de donativo'. Al ser bandos contrarios no existe una autoridad civil.

Oscar Montero, habitante de la Nueva Jerusalén señala a Noticieros Televisa que 'este es un pueblo sin ley'. Por lo que respecta a los niños de la escuela destruida, siguen acudiendo diariamente a clases en las aulas provisionales de La Injertada, comunidad vecina a la Nueva Jerusalén.

Archivos de imagen relacionados

  • Nueva Jersualen mujeres rezando
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...