Nueva Jerusalén: desairan laicos clases en comunidad vecina

Los padres de familia laicos de la comunidad de Nueva Jerusalén cumplieron su palabra y no enviaron a sus hijos a tomar clases en las aulas provisionales construidas por el gobierno de Michoacán en la vecina población de La Injertada.

Sólo se presentaron los maestros y un alumno de siete años que ni siquiera reside en la comunidad religiosa.

En las reuniones previas con las autoridades estatales, los padres habían lamentado que, por el capricho de un grupo, el que dirige Martín de Tour, sus hijos no tengan derecho a la educación en su propio pueblo.

“El gobierno se preocupa más por darle respuestas al grupo religioso que a los padres”, dijo Hermenegildo Ceferino Ramírez, representante del grupo laico luego de una reunión.

Emiliano Juárez, vocero del mismo grupo, insistió que el acuerdo de la asamblea de los padres de familia es no enviar a sus hijos a la escuela de La Injertada “porque no se cumplen las garantías de seguridad”.

Además, dijo, no hubo autobús alguno que llegara a la explanada de La Nueva Jerusalén para trasladar a los alumnos y aún no está construido el puente peatonal sobre el cauce del arroyo que divide ambas comunidades del municipio de Turicato.

A la escuela se presentaron a laborar los seis profesores que atendían regularmente a los alumnos del plantel Vicente Guerrero, pero sólo asistió el menor Santiago Ocampo de la Paz, de siete años.

El niño llegó antes de las 08:00 horas a los salones provisionales donde sólo estaban los maestros. No vive en Nueva Jerusalén pero igual que los más de 240 estudiantes laicos de ese poblado, tomaba clases en la escuela Vicente Guerrero, destruida el pasado 6 de julio por fanáticos religiosos encabezados por Martín de Tour que afirman que los planteles son del diablo.

Oriundo del poblado de Rincón de Ario, Santiago tuvo que recorrer por más de una hora caminos lodosos, llegó con su pantalón mojado pero entusiasmado por empezar. Fue recibido por los maestros y lo llevaron a un salón pero no le dieron clases por carencia de alumnos.

Cerca de las 10:00 horas, a La Injertada llegaron varios policías federales, ministeriales y del Grupo de Operaciones Especiales, quienes estuvieron alertas ante la posibilidad de un nuevo enfrentamiento entre el bando de los laicos y los fanáticos religiosos por el “retorno a clases” que finalmente no se concretó.

Tras el nuevo fracaso del reinicio del ciclo escolar, el gobierno del estado indicó que es probable que este miércoles 12 se traslade una comitiva de autoridades del gobierno y del sector educativo para continuar el diálogo con los padres de familia de la Nueva Jerusalén.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...