Nueva campaña de intimidación de los talibanes contra la comunidad cristiana y sus instituciones

Si bien el ejército regular pakistaní continua su ofensiva contra los grupos de militares talibanes en el valle del Swat, para restablecer el control estatal del territorio y poner fin a la imposición de las prácticas integristas islámicas sobre la población local, los talibanes no dejan de aterrorizar a las minorías no musulmanas. Los militantes han lanzado una nueva y maciza campaña de intimidación contra la comunidad y las instituciones cristianas, además de otras minorías religiosas en todo el país.
La Iglesia local le informa a la Agencia Fides que han llegado cartas de amenaza a varios entes, en numerosas ciudades del Pakistán. “Rabita Manzil”, el Centro multimedial manejado por la Oficina de Comunicaciones Sociales de la Conferencia Episcopal Pakistaní recibió una amenaza escrita que afirma: “Sabemos que sois cristianos. Los invitamos a dejar esta zona, a convertirse al Islam y a pagar 1,5 millones de rupias (unos 18,500 dólares) sino seréis golpeados por un atentado suicida”.
Cartas similares han llegado a las Iglesias, como por ejemplo a la Catedral del Sagrado Corazón de Lahore, a asociaciones y a escuelas católicas. También las comunidades cristiana de otras confesiones han recibido avisos intimidatorios.
Las Iglesias cristianas recientemente han alzado la voz para sensibilizar a toda la sociedad contra el peligro intrínseco del extremismo religioso, no sólo para las minorías de otras religiones, sino para el tejido social mismo, para la laicidad del estado, para los derechos de todos y para el mismo sistema democrático.
Los cristianos se declaran “fuertemente preocupados” ya que los talibanes han traído confusión a toda la nación poniendo en discusión las bases y las raíces, señalando que la cuestión de las minorías religiosas, ultrajadas y discriminadas, es un asunto de todos, ya que en el futuro la violencia podría afectar a cualquier comunidad minoritaria, política o social, no considerada por las leyes de los talibanes.
Las Iglesias cristianas de todas las confesiones, en plena sintonía y unidad, piden al gobierno una reforma estructural, a nivel legislativo y político, para eliminar la posibilidad de que el extremismo religioso gane terreno en el país.
Entre las manifestaciones programadas para sensibilizar sobre estos temas se está organizando una Jornada sobre Justicia social, que será celebrada de manera ecuménica el próximo 16 de agosto.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...