«No somos una sociedad adulta en temas religiosos, discriminamos lo diferente por miedo»

Las antropólogas Ruth Muñoz y Manuela Cantón, analizaron ayer en Sa Nostra el papel de la religión en la sociedad de hoy

Que la religión ha sido y es parte fundamental en el crecimiento de la humanidad es un hecho más que evidente. Su influencia sobre la política es, además, cada día más notoria, "y si los medios de comunicación contribuyen a magnificar todas las noticias en torno a la laicidad de un Estado o la simbología religiosa, su papel alcanza dimensiones insospechadas". La antropóloga Ruth Muñoz y la profesora del departamento de Antropología Social de la Universidad de Sevilla, Manuela Cantón, participaron ayer en una mesa redonda organizada por la UIB en colaboración con el Club de Opinión de DIARIO de MALLORCA, en la que analizaron el papel de la religión en la sociedad de hoy.
Presentadas por el sociólogo Carlos Ramos, la conferencia giró en torno a las minorías religiosas y su influencia en la vida política y económica en Guatemala o México, dos países que Cantón conoce a la perfección ya que ha vivido y conocido cómo "trabajan" las congregaciones protestantes "que han conseguido del Estado numerosas subvenciones para sus Iglesias".
La tradición y el miedo a la muerte son, en parte, responsables de que a pesar de vivir en una sociedad laica y que presume de un gran conocimiento científico, "la mayoría de sus ciudadanos se declaren católicos. Los no creyentes somos una pequeña minoría", apunta la profesora.
La inmigración y sus costumbres religiosas también salieron a escena. "Hablar de religión da pavor. Se piensa en el miedo a lo desconocido, preocupa una invasión simbólica… y realmente lo vergonzoso es que no somos conscientes de que la estigmatización y la criminalización de las religiones minoritarias se vive en la calle y no se habla de ello. Hay mucha discriminación al respecto, no somos una sociedad adulta".
Un ejemplo actual, la negativa del pueblo suizo a que se construyan minaretes en las sinagogas. "Es pura demagogia dejar en manos del ciudadano una decisión de tal calado". En España, el mejor ejemplo se encuentra en la polémica decisión de eliminar los crucifijos de las aulas. "Las religiones, en todas sus vertientes, están más vivas que nunca".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...