No se salva ni el belén

COMENTARIO: Por qué tratna de achacar un acto de vandalismo al laicismo "radical". El laicismo, pese a los ataques que sufre. actúa desde la razón y el convencimiento que ofrecen las razones para una convivencia de toda la ciudadanía. No con la imposición de la presencia de símbolos religiosos en los espacios públicos, pero no con la violencia.


En las últimas dos semanas, varios belenes de las localidades andaluzas de Estepona y Lepe se han convertido en el objetivo de los vándalos o intolerantes que, además de robar piezas a modo de trofeo, incendian los nacimientos
¿Vandalismo irrespetuoso o laicismo entendido de una forma radical? No hay aún explicación oficial sobre los continuos incendios de belenes que se están produciendo en Andalucía y que han tenido especial protagonismo en la localidad onubense de Lepe y en el municipio malagueño de Estepona, donde en el plazo de trece días han ardido intencionadamente dos representaciones del nacimiento de Jesucristo.
Los autores de estos hechos no sólo se dedican a prender fuego a los belenes, sino que también roban las figuras o algunos de sus adornos. Esto es lo que ha ocurrido en Lepe, donde la madrugada de ayer fue atacado el ubicado en la Plaza de España en lo que, según informaron fuentes municipales, parece que se ha convertido en una «triste tradición».
San José y el niño Jesús
Un vecino del municipio encontró en la mañana de ayer la figura del niño Jesús tirada en el suelo y, a pocos metros, la vara de San José, que supuestamente fue sustraída de la estatuilla, como ha ocurrido en otros años.
El viandante llevó ambas figuras a dependencias de la Policía Local para que las limpiaran y evaluaran los daños. Las autoridades locales mostraron su malestar por estos actos y los agentes han abierto una investigación para tratar de cortarlos de raíz y evitar que estos actos vandálicos, que tanto malestar están causando entre los vecinos, se vuelva a repetir.
La concejal de Extrarradio del Ayuntamiento de Estepona, Cristina Rodríguez, explicó ayer que en su municipio también se han producido hechos similares, ya que la figura de la Virgen María de un belén expuesto al público apareció días atrás sobre el techo de una cabina telefónica mientras que el Niño Jesús había sido lanzado sobre el tejado de un quiosco.
Pero en este municipio costasoleño las cosas han ido a más. En el plazo de trece días han sido incendiados intencionadamente dos nacimientos. El último ataque se produjo durante la madrugada de ayer y el objetivo de los vándalos fue la representación instalada en la plaza José Vázquez Espinosa de la barriada de Cancelada.
Los Bomberos recibieron una llamada en la que se les alertaba de que el belén estaba ardiendo por lo que se desplazaron con celeridad teniendo en cuenta el precedente de días atrás. Cuando llegaron únicamente pudieron sofocar las llamas. Todas las figuras habían sido destruidas.
Lo mismo ocurrió el pasado día 13 en el Nacimiento instalado en la plaza Antonia Guerrero, en pleno centro de la ciudad. Un grupo de gamberros le prendieron fuego. El belén quedó completamente calcinado y las llamas afectaron considerablemente al revestimiento interior de la cúpula. En estos días, la restauradora de la delegación municipal de Cultura analiza la estructura del templete que daba cobijo a las figuras por si también había sido dañada.
La Policía Nacional ha abierto una investigación con el fin de esclarecer ambos hechos e identificar a los responsables de estos actos, aunque a día de ayer no habían trascendido datos de las pesquisas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...