No llevan a clase a sus hijos por la actitud de un padre con una maestra en Vélez

Las progenitores de los alumnos del mismo curso amenazan con la ausencia de sus hijos si la Inspección Educativa no ofrece una solución

COMENTARIO: Sorprende la respuesta de un grupo de madres y padres de este colegio ante la valiente actitud de un padre defendiendo la laicidad de la escuela retirando símbolos y celebraciones religiosas que vulneran la libertad de conciencia de su hija. Un derecho que no puede ser atacado por muchos profesores o padres a quienes no les guste, pues se trata de un derecho fundamental. No entendemos cómo esa defensa de una escuela laica puede afectar, pues se trata de que el colegio mantenga una actitud acorde con lo que es común a todos y no realice actividades o coloque simbología que sólo es de una parte, por grande o pequeña que pueda ser. Aquí no se trata de decir que por UN sólo padre hay que quitar símbolos o actividades confesionales, porque la escuela es el espacio de todos y a nadie se le impide realizar o tener esos símbolos o actividades, pero en el lugar propio para practicar la religión, no ocupando el espacio común. Pero seguimos viendo que hay quienes no terminan de entender el respeto a la libertad de conciencia. Así que desde aquí el apoyo a este padre que está luchando por un derecho humano básico.


Las quejas y protestas, tanto verbales como por escrito, contra una profesora por parte de un padre de alumno, han terminado por crear un conflicto en un colegio de Infantil y Primaria en Vélez-Málaga, concretamente en el CEIP José Luis Villar Palasí. Los padres y madres de 23 de 27 alumnos de un curso de segundo de Primaria decidieron no llevar el lunes a sus hijos al inicio del curso escolar en protesta por la actitud que este progenitor viene manteniendo desde hace cuatro años. El grado de malestar entre que los padres del resto de los niños es tal que ya en julio pasado, antes del inicio del curso, solicitaron por escrito la intervención de la Inspección Educativa, por estar preocupados por la situación que está viviendo la profesora y que está incidiendo negativamente en la educación de los alumnos. Los padres han amenazado incluso con no llevar a sus hijos al colegio cada lunes hasta tanto no se soluciona el conflicto.
 
«Se ha dedicado a boicotear los actos generales del colegio. Está constantemente enviando notas y escritos a la maestra y al equipo directivo del colegio. La maestra se ve obligada a tener que medir las palabras que utiliza en clase por temor a la reacción de este padre, porque se dedica a protestar por todo y a todo le saca una segunda lectura», ha señalado el portavoz de la plataforma de padres y madres de alumnos que se sienten afectados, Carlos Castro.
 
La directora del centro, Soledad Pino, ha reconocido que tanto el equipo directivo como la maestra del curso en cuestión se encuentran «muy presionados» por este padre, que cuestiona casi todo lo que se hace en el centro, «incluso a nivel pedagógico».
 
Según Pino, los problemas con este padre arrancaron hace cuatro años al denunciar ante la Delegación de Educación que el colegio hacía uso de símbolos religiosos, lo que provocó que durante al menos dos cursos no se celebrarán belenes vivientes ni ninguna procesión de tronillos en Semana Santa. «Vigila incluso que los adornos navideños que se colocan en el edificio o que los villancicos no tengan tintes religiosos», ha afirmado la directora.
 
Ante esta situación el resto de los padres han hecho causa común defendiendo la labor de la maestra por entender que con su actitud está interfiriendo en la actividad normal de la clase. «Que no puedan cantar villancicos en clase o hacer un belén viviente es algo secundario. Lo que verdaderamente nos importa es que nuestros hijos no estén recibiendo una educación de calidad por la actitud de un sólo padre que no deja de presionar a la maestra», ha manifestado el portavoz de los afectados.
 
Desde la Delegación de Educación se reconoce que el conflicto se arrastra al menos desde el pasado curso escolar.
 
«El padre reiteradamente se queja de los símbolos y actividades religiosas que se desarrollan en el centro y además es contundente en el tema», ha declarado un portavoz de Educación, que ha anunciado que la Inspección va a mantener una reunión con todos los padres y madres de la clase, así como con el progenitor causante de la protesta, con la finalidad de tratar de poner fin al conflicto y evitar que los alumnos no acudan a clase el próximo lunes, como ya sucediera en el inicio del curso escolar.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...