No hay razón alguna para que Zapatero no acuda al Desayuno Nacional de la Oración

COMENTARIO: Ya denunciamos la presencia religiosa en el acto de toma de posesión de Obama, los crucifijos en la toma de posesión de Zapatero,… y cualquier presencia de una autoridad, como representate del conjunto de la ciudadanía en un acto religioso. Sea Obama, Zapatero o cualquier alcalde de pueblo, y con independencia del discurso. Discrepamos de los argumentos de Enric

Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, ha ironizado despectivamente a propósito de la invitación de Barack Obama a José Luis Rodríguez Zapatero con motivo del Desayuno Nacional de Oración. No se ha quedado sola Sáenz de Santamaría en sus invectivas contra el presidente del Gobierno. La prensa genovesa ha hecho lo propio. ¿Cómo Zapatero, firme partidario del laicismo, acepta ir a Washington a un acto de carácter religioso?, se preguntan los periodistas afines a la derecha, entre sarcásticos y -en el fondo- contrariados ante otro acto de deferencia hacia Zapatero, impulsado por el presidente de EEUU.

Deberíamos preguntarnos -tras haber contemplado hace una semana el ominoso show mediático con que fue acogido Zapatero como presidente de turno de la Unión Europea- si la caverna periodística será capaz algún día de dar tregua a su escandalosa hostilidad, siquiera en aras del patriotismo del que alardea constantemente. ¿Qué no habrían dicho los periodistas populares, al tiempo que se rasgaban las vestiduras, si Zapatero hubiera rechazado el gesto de Obama alegando sus convicciones laicistas?

Libertad de cultos y de creencias
En el solemne discurso de su toma de posesión, Obama subrayó el siguiente y significativo párrafo: “Somos una nación de cristianos, musulmanes, judíos, hindúes y no creyentes”. Estaba señalando el primer presidente negro de la historia norteamericana que en su país hay libertad de cultos y de creencias, y libertad también para los no creyentes. Es decir, para los agnósticos o para los ateos. ¿Por qué tendría que haber eludido Zapatero estar presente en un acto presidido por Obama, defensor del pluralismo religioso y del respeto máximo para quienes no son practicantes o no son creyentes?

Diferentes relatos
La reflexión de Obama del año pasado, el día 5 de febrero de 2009, con motivo del Desayuno Nacional de la Oración, constituyó otra demostración de libertad y de pluralismo. Dijo entonces Obama: “Con demasiada frecuencia hemos visto que se utiliza la fe como herramienta para dividir a unos de otros, como una excusa para el prejuicio y la intolerancia. Se han emprendido guerras. Se han ejecutado inocentes (…) Sin duda, la misma naturaleza de la fe muestra que nuestras creencias nunca serán iguales. Leemos diferentes libros. Seguimos diferentes mandatos. Estamos suscritos a diferentes relatos (…) y algunos no profesan absolutamente fe alguna”

El padre, ateo
Aunque se confesó cristiano –“me convertí en cristiano (…) cuando me trasladé a la zona sur de Chicago”-, reconoció en su discurso lo siguiente: “No me crié en una casa particularmente religiosa. Tuve un padre que nació musulmán pero se volvió ateo, abuelos metodistas y bautistas no practicantes, y una madre que no creía en la religión organizada, a pesar de ser la más bondadosa y espiritual persona que jamás he conocido. De niño ella me enseñó a amar y a comprender, y a tratar a otros como quisiera que me trataran a mí”.

La doctrina neocon
La derecha mediática española ha resaltado que el mencionado Desayuno era una tradición ultraconservadora. Pudo desarrollarse así con presidentes ultraconservadores en la Casa Blanca. El último, George W. Bush, apóstol de la doctrina neocon. Sin embargo, no parece que, releyendo las palabras de Obama de hace un año, sea verdad describir al Desayuno Nacional de la Oración como una ceremonia de fundamentalistas cristianos o de integristas católicos.

La ignorancia o la mentira
Nada de lo que proclama el presidente actual de EEUU puede ser considerado como un enaltecimiento del fundamentalismo religioso. No hay razón alguna para, en este sentido, atacar a Zapatero. Sería oportuno, por otra parte, que los voceros genoveses antes de hablar de forma irresponsable –como Sáenz de Santamaría- se documentaran un poco. No se sabe en la derecha qué es peor, si la ignorancia o la mentira.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...