“No existe mayor amenaza para la libertad humana que la fusión de las instituciones políticas con las religiosas”.

Existen miles de creencias religiosas en el mundo. Desde el comienzo de la historia, el hombre ha buscado diferentes deidades para explicar su creación y existencia. Muchas veces las religiones se han clasificado como teístas y no teístas, monoteístas y politeístas, occidentales y orientales. En algún momento de la historia, los políticos adoptaron a la religión como una forma de adoctrinar y si se quiere, estandarizar a su pueblo (¿o a sus feligreses?) y ahí nace otra clasificación, llamémosla creencias respetuosas y las creencias no respetuosas.

Las creencias respetuosas son aquellas en las que se respetan todas las creencias y no se determina a una como la única cierta (budismo, hinduismo, taoísmo, madre naturaleza y más)

Las creencias no respetuosas son aquellas en las que se piensa que solo mi religión es la correcta y los que no piensen así, están condenados al infierno (cristianismo, islamismo, judaísmo y otras)

Dentro de las diferencias entre estos dos grupos hay una interesante: nunca ha habido una guerra por ninguna religión del primer grupo y en cambio la mayoría de guerras que ha habido son causadas por las religiones del segundo grupo.

Ser gobernados por imperios que usaban religiones no respetuosas como parte su estrategia política le causó a la humanidad más de 1.000 años de oscurantismo. Se quemaron a millones de personas, se rompieron culturas enteras, se prohibieron creencias milenarias, se truncó el avance de la ciencia y la filosofía en el mundo, los antiguos sabios pasaron a ser herejes pecadores, las medicinas tradicionales, la ciencia y la astronomía se convirtieron en obras del demonio y así vivieron generaciones y generaciones.

En Colombia hace muy poco (en 1994) decidimos separar a la iglesia del estado, decidimos crear un estado laico. La gente salió a las calles a celebrar que en teoría estábamos construyendo un estado más justo y para todos, un estado regido por la ley y no por ningún dogma, pero esto aún está lejos de ser una realidad.

Aún existen obispos castrenses (sacerdotes pagados por el estado que tienen autoridad y rango de altos oficiales en las fuerzas militares), las iglesias cristianas no pagan impuestos, pero si interfieren en política e inciden sobre las elecciones, se invita a la iglesia a participar en diálogos políticos de interés nacional, los candidatos presidenciales hacen conferencias en las comunidades judías e islámicas donde prometen gabelas para ganar adeptos políticos y ahora resulta que en los himnos de nuestras instituciones y hasta en el himno mismo de nuestro país se habla de Dios, del dios de los cristianos. ¿Es laico un estado que su himno hable “del quien murió en la cruz”?

¿Cómo es posible que algunas religiones sean consideradas “buenas” y otras “malas” sin ninguna justificación? Una iglesia satánica es considerada “mala” y el estado pone todo su poder para cerrarla, acabarla, encarcelar a sus líderes, etc pero una iglesia católica es considerada “buena” y el estado no les cobra impuestos y se hace el de la vista gorda cuando los sacerdotes condenados por pederastia son cubiertos por la iglesia y no pagan por sus delitos.

¿Bajo qué variables se considera una iglesia como mala o como buena? Bajo el precepto de que Dios es bueno y el Diablo es malo? , no parece esto una explicación para un niño de 5 años?? (“Superman es bueno y Lex Luthor es malo”)

Si se hiciera un conteo de cuantas personas han sido asesinadas por la iglesia y cuantas, por sectas satánicas, de cuantos niños han sido abusados por sacerdotes y cuantos por líderes de iglesias satánicas, si se sumara cuánto dinero se ha robado la iglesia y cuanto las sectas satánicas, si se mira cuantos secretos tiene la iglesia y cuantos las sectas satánicas, ¿todavía alguien podría pensar que los buenos son los de la iglesia católica?

Y si esto es cierto entonces por qué hay iglesias en los batallones del ejército? ¿Un estado laico las tendría?

¿Por qué se obliga a un policía a cantar un himno que habla de un supuesto dios que no lo representa? ¿Como es posible sea necesario demandar a la policía para que le respeten el derecho a un oficial de ser ateo?

Un estado laico es un estado donde pueden convivir personas que crean en lo que quieran o que no crean en nada, un estado en donde los derechos se respeten por ser humanos, no por pertenecer a una religión, un estado que se regula con base en leyes y no en dogmas, un estado donde todos los credos tengan los mismos derechos y deberes.

Colombia no es un estado laico, es un estado totalmente influenciado por las religiones cristianas, un estado donde en cada elección se ve a algún candidato rezando en alguna iglesia cristiana para aumentar su número de votos.

Hace algunos años la religión católica “santificó” a una colombiana (no se que significa eso, pero eso es otro tema) y el presidente usó el avión presidencial para viajar con un grupo de periodistas a cubrir “esta noticia”. ¿Hubiera hecho lo mismo si el acontecimiento fuera la iluminación de un monje budista? ¿O de un Taita del putumayo? ¿O si la iglesia satánica “santificara” a alguien? ¿Cual es la diferencia? ¿Que en Colombia hay más personas católicas que de otras religiones? ¿Y el estado debe garantizar los derechos de la mayoría? ¿O de las minorías? ¿O de todos sus ciudadanos?

Colombia no es aún un estado laico y es nuestra responsabilidad hacer valer nuestros derechos! Apoyar al policía que demanda al país por hacerle cantar un himno que no lo representa, a la iglesia que abre sus puertas para adorar a dios, a Alá o a la pachamama. ¡Vivimos en un país en donde la ley nos permite desarrollarnos espiritualmente de la forma en que lo decidamos, hagamos valer ese derecho!

Eduardo García Botero

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...