No demandes a Dios porque es imposible ganar

Un senador de Nebraska, Ernie Chambers, presentó a principios de año una demanda judicial contro Dios. El juez ha desestimado el caso porque el acusado no tiene domicilio social

Un senador de Nebraska llamado Ernie Chambers presentó a principios de año una demanda judicial contro Dios. Sin miedo a represalias. El político estadounidense dijo estar "harto de las nefastas catástrofes" que se producen a diario en el mundo y que sólo provocan dolor, destrucción y muerte.

Por eso Chambers no dudó en acudir al ámbito de la Justicia para encontrar una respuesta a sus demandas. El senador dice que ha hecho "razonables esfuerzos" para invocar a Dios, y que para ello utilizó varias frases como: "manifiéstate Dios, donde quiera que estés", parece ser, contra todos sus pronósticos, sin obtener ninguna respuesta alguna.

Chambers, senador de Nebraska desde 1970, es conocido como 'El defensor de los oprimidos'. En su demanda, el senador lanza en lenguaje bíblico varias acusaciones contra el creador por ser el causante, a su juicio, de nada más y nada menos que "espantosas inundaciones, horrendos huracanes, perniciosas plagas, feroces hambrunas, devastadoras sequíasy guerras genocidas".

No obstante, parece que Chambers no tiene nada que hacer en esta particular batalla contra Dios, principalmente, porque Dios no tiene domicilio social.  Con este argumento, pese a que se admitió a trámite su denuncia en un primer momento, un juez ha desestimado el proceso, concluyendo que es una razón lo suficientemente importante como para que no pueda ser juzgado.

"Dado que esta corte encontró que no se pudo tener acceso al defendido aquí nombrado, este proceso será desestimado", sentenció el juez del distrito de Douglas, Marlon Polk.

El senador, al margen de todo el espectáculo suscitado alrededor del caso, se propone demostrar que "cualquiera puede denunciar a cualquiera, incluso a Dios".  Sin embargo, parece claro tras su demanda que cualquiera puede enjuiciar a quien sea, incluso a Dios, pero siempre que se le pueda encontrar para comunicarle la demanda. Chambers estuvo a punto de sentar a Dios en el banquillo, pero Dios es inimpuble.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...