Nigeria: Las autoridades señalan a pastores musulmanes como responsables del tiroteo en una iglesia con 18 muertos

Al menos 18 personas, entre ellas dos curas, perdieron hoy la vida en un ataque de supuestos pastores armados que atentaron en una iglesia católica del estado de Benue, en el centro de Nigeria, informan medios locales.

El tiroteo tuvo lugar en la localidad de Ayar-Mbalom, que fue posteriormente saqueada, explicó el portavoz del gobierno regional, Terver Akase, en declaraciones recogidas por el diario «Premium Times».

Las autoridades católicas de la capital de Benue, Makurdi, confirmaron los fallecimientos y revelaron que los feligreses habían acudido a una misa temprana.

Tan solo hace tres días, una decena de personas murió en otro ataque en Benue, también supuestamente perpetrado por los conocidos como pastores Fulani, que llevan a su ganado por todo el país y mantienen disputas con pastores locales.

Este es un nuevo capítulo del conflicto de los Fulani, musulmanes en su mayoría, que han reaccionado con violencia a los planes de algunos estados nigerianos de prohibir el pastoreo en campo abierto.

A este respecto, Benue aprobó en noviembre de 2017 una directiva que ordena a los Fulani que establezcan ranchos o que se trasladen a otras regiones, mientras que Taraba, otro estado en el este del país, hizo lo mismo en enero de este año.

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, ordenó a los militares que restablecieran el orden en las regiones afectadas, pero los líderes locales aseguran que los ataques se han reanudado en cuanto los soldados se han retirado.

Los nómadas musulmanes buscan pasto para su ganado destrozando los campos de cultivo de los granjeros cristianos locales, en peleas constantes en la zona central de Nigeria en las que han muerto miles de personas en los últimos años.

La lucha por la apropiación de los recursos naturales entre pastores nómadas y granjeros locales es una de las principales causas de la violencia, con la que compiten por el pasto y el agua.

Los pastores se han convertido en una amenaza local para la población de todo el país.

En 2017 los conflictos entre los pastores nómadas y los granjeros locales dejaron al menos 549 muertos y miles de desplazados en la zona, según Amnistía Internacional, que también informó de 168 muertes el pasado enero.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...