Nicolás Maduro se reunió durante 20 minutos con el Papa

El presidente venezolano le agradeció a Francisco por «todo lo que está haciendo»; según la Santa Sede, abordaron «la situación social y política de Venezuela» tras la muerte de Chávez

COMENTARIO: Al final todos acuden a rendir pleitesía, o a seguir el juego de la religión y la política. Difícil un mandatario que sepa mantener la separación del Estado y las religiones, como imposible un Papa que no busque privilegios para su iglesia a costa de lo que sea menester. Un juego de provecho mutuo al que nos tienen acostumbrados.


El papa Francisco recibió hoy en audiencia al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con quien se entrevistó durante 20 minutos en la Sala de la Biblioteca del palacio apostólico del Vaticano.

A su llegada a la Sala del Tronetto, donde se celebran los saludos oficiales, el presidente venezolano afirmó que era "un honor" conocer al Papa y dijo estar "muy impresionado" y "feliz" por estar allí. Además, agradeció al papa argentino "todo lo que está haciendo".

El mandatario venezolano llegó acompañado de su esposa, Cilia Flores, y de una nutrida delegación compuesta entre otros por el ministro de Exteriores, Elías Jaua, el de Planificación, Jorge Giordani, y del Petróleo, Rafael Ramírez Carreño.

En los primeros minutos de coloquio, que se desarrollaron en un clima muy cordial, Maduro señaló a Jorge Bergoglio que ayer Venezuela recogió el premio otorgado por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) por haber reducido el hambre en el país en el último decenio

Según un comunicado emitido por la Santa Sede tras la reunión, el Papa y el presidente bolivariano abordaron durante su encuentro algunas problemáticas que atraviesa el país como "la pobreza, la lucha contra la criminalidad y el narcotráfico", en un "clima de cordialidad". Además, repasaron "la situación social y política de Venezuela" después de la muerte de Hugo Chávez, el pasado 5 de marzo.

Durante la audiencia, el Papa hizo referencia a la presencia histórica de la Iglesia Católica en Venezuela y "a su decisiva aportación en los ámbitos de la caridad, de la asistencia sanitaria y de la educación". En ese sentido, acordaron "en la necesidad de un diálogo sincero y constante entre la Conferencia Episcopal del país y el Estado para el desarrollo de toda la nación".

Además, repasaron la situación general en Latinoamérica y en especial hablaron del proceso de paz que se está llevando a cabo en Colombia.

La reunión entre el Sumo Pontífice y Maduro era muy esperada por la oposición y al Iglesia venezolana, quien expresó sus deseos para que el Papa le solicite al sucesor de Hugo Chávez que promueva "una convivencia social y política mucho más serena y más democrática".

Regalos

Durante el tradicional intercambio de regalos, Maduro obsequió al papa con la Constitución del país, un retrato de Simon Bolivar y un cuadro de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela, y una escultura del doctor José Gregorio Hernández (1864-1919), que se encuentra en proceso de canonización.

Sobre el médico venezolano, conocido por su compromiso con los más desfavorecidos, Maduro expresó su deseo ante el papa de que sea pronto canonizado pues "es un santo del pueblo".

Por su parte, el Papa entregó a Maduro una pluma estilográfica y, como ya hizo con los otros mandatarios latinoamericanos, el documento de las conclusiones de la reunión que celebró en Aparecida (Brasil) la Conferencia Episcopal Latinoamericana

Todos los componentes de la delegación venezolana que saludaron a Bergoglio pidieron al pontífice que bendijese los objetos e imágenes que llevaban con ellos. También Maduro pidió al papa argentino que lo bendijera y el pontífice le hizo la señal de la cruz en la frente.

Se trata del primer viaje oficial que Maduro realiza a Europa como presidente venezolano desde que asumió el poder el pasado 19 de abril, tras unas polémicas elecciones en las que le ganó por menos de dos puntos a Henrique Capriles, quien acusa fraude y no reconoce los resultados. Según trascendió, el Papa también recibirá al líder opositor más adelante.

Maduro no asistió a la misa de comienzo de pontificado de Francisco, el pasado 19 de marzo, y mandó en representación del país al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Hugo Chávez había acudió en tres ocasiones a la Sede Apostólica, donde se reunió con Juan Pablo II en 1999 y 2001 y con Benedicto XVI en 2006.

Después de su visita al Vaticano, Maduro tiene prevista una reunión con el presidente italiano, Giorgio Napolitano.

 

Bergoglio y Maduro presidente Venezuela 2013

La reconciliación política, eje de la reunión entre el Papa y Maduro

El presidente liberó a una presa política como gesto de buena voluntad antes del difícil encuentro de hoy; la Iglesia venezolana le pide firmeza a Francisco

Daniel Lozano

El papa Francisco y Nicolás Maduro jugaron la partida previa a su encuentro de hoy en el Vaticano sin esconder sus cartas. " Creo que el Papa le propondrá al presidente que promueva una convivencia social y política mucho más serena y más democrática, de manera que no se repita ese horror que se presentó en la Asamblea Nacional", declaró ayer el cardenal Jorge Urosa, enemigo histórico del oficialismo, en alusión a la emboscada chavista contra diputados opositores.

Tras su reunión del viernes con la cúpula católica, Maduro también adelantó sus movimientos: "Perdieron la oportunidad de valorarlo en vida [a Hugo Chávez], ahora valórenlo en la otra vida donde se encuentra… Igualmente tomen esta reflexión en torno a mí. Yo soy hijo de Chávez y si algo aprendí de él fue a entender y a amar a Cristo Redentor".

Palabras de buena voluntad de unos y otros. Y un hecho: la libertad de la jueza María Afiuni, la presa política más emblemática del chavismo y fervorosa creyente católica. Una libertad con matices.

El Tribunal 17 de Caracas dilató durante siete días el decreto de libertad condicional de Afiuni, en una maniobra intencionada del chavismo, análoga a la liberación del cineasta Tim Tracy, horas antes del encuentro entre el canciller Elías Jaua y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry. Un gesto de buena voluntad tras tres años y medio en prisión y arresto domiciliario denunciados por la ONU, el Parlamento Europeo, Amnistía Internacional, la CIDH y Human Rights Watch.

La reunión de hoy tiene importancia trascendental para Caracas, en su continua búsqueda de legitimación política tras las polémicas elecciones presidenciales del 14 de abril. En las horas previas, Maduro, ya en Roma, insistió en sus tesis conspirativas ("estamos sufriendo un ataque sistemático contra el abastecimiento de alimentos", sostuvo en la FAO), que de nada le servirán hoy.

El Papa sabe muy bien qué ocurre en Venezuela, más allá de las buenas palabras. "Cuando un sistema se necesita legitimar, busca que le reconozcan personas que tienen un impacto global. El señor Maduro no es católico. Más allá de la diplomacia vaticana, este papa conoce muy bien la realidad venezolana", reveló el teólogo venezolano Rafael Luciani, presente estos días en el Vaticano.

Hace dos años, Francisco criticó de forma abierta "el fracaso del sistema que Venezuela y otros países de la región estaban siguiendo. Este papa, como ningún otro, ha sido muy claro en hacer saber que los más sufridos siempre son los pobres", recordó Luciani.

En la agenda del encuentro en el Vaticano, los presos políticos, alrededor de una veintena, ocupan un lugar preferencial. De hecho, Caracas aceleró sus gestiones cuando supo que el Papa recibirá el próximo miércoles al diputado opositor Edgar Zambrano, que desde hace meses lucha por la libertad de los presos políticos.

Henrique Capriles, tercero en la lista, se quedó de momento en Caracas, pero aprovechó la ocasión para confesarse a través de una carta dirigida al Santo Padre. En ella, el líder opositor insiste: "Los venezolanos sufrimos reiteradas violaciones a los derechos humanos, sin que los órganos del poder público instituidos para garantizar y proteger esos derechos actúen y, muy frecuentemente, más bien obren como protagonistas de la transgresión. En Venezuela hay perseguidos, procesados, presos y exiliados por motivos políticos".

Archivos de imagen relacionados

  • Bergoglio y Maduro presidente Venezuela 2013
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...