Nicab en centros educativos sí o no: el debate que se extiende por Alemania desde Hamburgo

A una joven estudiante de un centro escolar en Hamburgo la justicia le ha permitido llevar el nicab y esto ha desencadenado el debate

El Alto Tribunal Administrativo ha dictaminado que no hay base legal para limitar el uso del nicab en los estudiante

Ahora que los nervios de la política en Alemania están a flor de piel por la crisis de liderazgo en el partido de la canciller Angela Merkel, llega desde el norte del país una cuestión polémica con potencial para tensar aún más el debate político.

Los legisladores se plantean si deben – o no – impedir por ley que se pueda acudir a centros educativos con prendas musulmanas como el nicab. Éste es un velo negro que sólo deja al descubierto los ojos de las mujeres que lo llevan.

El Alto Tribunal Administrativo de Hamburgo daba la razón a principios de mes a la madre de una menor que se defendía ante los jueces por los requerimientos a su hija de unas autoridades escolares que querían ver a la joven en clase sin nicab. En el centro escolar no entienden que esa sea una prenda adecuada para recibir clase.

La chica, de 16 años, y su familia lo creen de otro modo y por eso el asunto llegó a los tribunales. Precisamente el Alto Tribunal Administrativo dictaminaba que no hay base legal para limitar el uso del nicab en los estudiantes. Según los responsables del tribunal, a falta de leyes que dispongan lo contrario, “la estudiante está protegida por la libertad de religión” reconocida en la constitución, según la decisión judicial.

El de Hamburgo es un caso aislado. Pero, a veces, sólo un caso basta para que la comunicad política concentre su atención en un tema. De hecho, al saber sobre la decisión del tribunal de Hamburgo, los políticos locales no han tardado en prometer una nueva legislación para limitar el uso de la prenda islámica. Es más, en ciudades a cientos de kilómetros de la metrópolis del norte alemán, los políticos se han dado por aludidos y han entrando de lleno en la cuestión.

Clases con las caras descubiertas

En Hamburgo gobierna una coalición formada por el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) y Los Verdes. La lidera el socialdemócrata Peter Tschentscher. Su responsable de Educación en el Ayuntamiento es el también socialdemócrata Ties Rabe. Tras la decisión del tribunal de la ciudad-estado, Rabe prometía cambios rápidos en la ley educativa para dejar los nicabs fuera de las aulas.

“Lo que corresponde a la escuela es que los profesores y los escolares tengan el rostro libre, sólo así puede funcionar la escuela y la formación”, ha explicado Rabe. “Da igual lo que la cultura o la religión ordene: en la escuela cada cual debe mostrar su rostro”, según el responsable de educación.

Rabe sabe que cuenta con el apoyo de sus socios de Gobierno en la ciudad. La ecologista Katarina Fagebank, líder local de Los Verdes y responsable de Ciencia en Hamburgo, repetía estos días que prendas como el nicab son “símbolos de represión”. Hasta la oposición parece estar con Rabe. Si desde la Unión Cristiano Demócrata (CDU) le llegan críticas es porque la ciudad no tomó medidas antes para evitar que se produzcan casos como el de la joven a la que el tribunal ha dado la razón.

Otros Länder también quieren legislar

Viendo a las autoridades de Hamburgo responder tarde, los cristianodemócatas han movido ficha en Baden-Wurttemberg, un populoso Land del suroeste (alemán). Allí gobiernan Los Verdes con la CDU en una coalición que lidera el ecologista Winfried Kretschmann.

La conservadora Susanne Eismann es la titular de Cultura. La semana pasada, ella dejaba dicho que su Land también legislará sobre la cuestión del nicab para evitar situaciones como la que se ha visto en Hamburgo.

También la libertad de religión tiene sus límites, y a ese se llega, en el caso concreto de las escuelas, cuando profesorado y escolares dejan de poder mirarse a la cara”, decía Eismann a la agencia DPA. En su ministerio confirman a NIUS que ya trabajan en una modificación de la ley existente para impedir la entrada a los nicabs en las aulas. La nueva versión de la ley podría estar lista en medio año.

El propio Kretschmann ha apoyado la iniciativa de Eismann. No obstante, en Los Verdes de esta región aseguran que este tema no es urgente porque no abundan los casos. Los líderes regionales del partido, Sandra Detzer y Oliver Hildebrand, rechazan esos “símbolos de represión”, pero “si el número de casos [de afectadas, ndlr.] es casi cero, la cuestión de la relevancia del tema está resuelta”.

Temen en Los Verdes, además, que tratar este tipo de temas fortalezca a la formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), un partido con una clara agenda islamófoba.

Sí que hay otra afectada en Schleswig-Holstein. Concretamente, va a clase a la Universidad de Kiel, la capital de ese Land del norte germano. En Schleswig-Holstein lidera el Gobierno el conservador Daniel Günther gracias a una coalición con el partido liberal y Los Verdes. La cuestión del nicab en las aulas es un tema que lleva ya un año planteándose en su Ejecutivo.

Ocurre que Günther y sus socios liberales no logran convencer a los ecologistas sobre la pertinencia de los proyectos de ley presentados hasta el momento. Matthias Wyssuwa, corresponsal para el norte de Alemania del diario conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung, ha visto en Kiel que legislar sobre el nicab en los centros académicos puede ser un “problema para la coalición”.

Una polémica de largo alcance

La polémica desatada en Hamburgo ya ha llegado a Berlín. La ministra alemana de Educación, la cristianodemócrata Anja Karliczek, ha manifestado que secunda la iniciativa en pro de la prohibición lanzada en los Länder. Otros, sin embargo, no tienen tan clara su posición.

En el grupo parlamentario del Bundestag de Los Verdes, Filiz Polat, portavoz para temas de inmigración se ha mostrado en contra una prohibición en Universidades y otro lugares. “En nuestro Estado de derecho una prohibición así no es posible y si lo fuera, sería el camino equivocado”, ha dicho Polat, según unas declaraciones recogidas por el semanario Die Zeit.

Sin embargo, Cem Özdemir, también diputado de Los Verdes y ex líder de la formación ecologista, ha criticado la postura de Los Verdes en Schleswig-Holstein, recordando en el diario Bild que prendas como el nicab o el burka pretenden “invisibilizar a la mujer como ser humano del espacio público”.

Falta unanimidad entre ecologistas frente a la prohibición de las prendas islámicas que ocultan el rostro a las mujeres en el ámbito académico. Pero puede que no tarden en aclararse. Para la política alemana, 2020 es un año de preparación. El 2021 va cargado de importantes citas con las urnas.

Si no hay elecciones generales anticipadas, esos comicios se celebrarán en octubre del año próximo. A esa cita hay que sumarle las de otros cinco Länder alemanes que tendrán lugar en 2021: Baden-Wurttemberg, Renania Palatinado, Sajonia-Anhalt, Mecklemburgo-Pomerania Occidental y Berlín.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...