Ni “Valle”, ni Almudena ¡¡Ni Valle de los Caídos (Cuelgamuros)!! Que no nos engañen…!!!

La Plataforma que promueve la campaña “#NiValleNiAlmudena respaldada por un centenar de organizaciones sociales y  colectivos memorialistas y de víctimas del franquismo,  viene convocando actos con la finalidad de que los restos del dictador Franco salgan del Valle de los Caídos y, en su caso, no sean depositados en La Almudena, que es la alternativa que, al parecer, desearía la familia, una parte de la derecha política, de la judicatura y de la Iglesia.

Son loables los actos que se promueven, desde la sociedad civil, como el del pasado 18 de julio en la Puerta del Sol de Madrid, al que asistieron varios centenares de personas, pero -sin embargo- no están teniendo la repercusión mediática, ni apenas social que se merece el esfuerzo. Es más, en ese acto hubo discrepancias entre los asistentes, incluso algunos oradores fueron increpados.

Sobre esta cuestión, sólo se genera debate mediático cuando “habla” de ello una ministra/o del (todavía) interino gobierno, la familia del dictador, algún obispo o el fascista prior administrador de la “abadía benedictina de la Santa Cruz del Valle”… por cierto, gastos de mantenimiento del conjunto católico e instalaciones que financiamos entre todos y todas, a través de fondos públicos. 

Desde el mes de junio de 2018, en un “golpe de efecto” mediático, social y político, el presidente Sánchez se comprometió y, posteriormente, el Consejo de ministros y ministras acordó, sacar los restos de Franco de la abadía y trasladarlos a otro lugar, al parecer a un espacio preparado en El Pardo. Pero, desde entonces, se encuentran con la negativa de la familia, de la judicatura y de una parte de la Iglesia católica y, por ello, no lo han podido llevar a cabo, hasta ahora.

Esta Plataforma (#NiValleNiAlmudena) pretende, inicialmente en la línea del Gobierno, que la momia del dictador se traslade a un emplazamiento que no pueda convertirse en lugar de homenaje y exaltación, como sería La Almudena. Pero, en mi opinión (como he señalado otras veces, desde que se hizo pública la noticia), se queda muy corta esta propuesta.

El presidente Sánchez no calculó bien ese compromiso, incluso algunos sospechamos que, inicialmente, la vicepresidenta Calvo en su acelerado viaje de 2018 al Vaticano  y en la reunión de Sánchez en Moncloa con la cúpula de la Iglesia a los 20 días de ser proclamado presidente, habían pactado el asunto. Pero no. Quizá algún día se conozca toda la verdad.

Lo cierto es que ha pasado más de un año y la momia sigue en su lugar, descanso.

El “mamotreto de Cuelgamuros”, con la cruz de más de 150 metros, símbolo fascista del nacional catolicismo, incumple (incluso) la actual y muy pacata Ley de Memoria, pero eso no parece importar a los políticos de casi todo pelaje y color, incluido el actual interino gobierno del PSOE y sus puntuales aliados, cuando los haya, que probablemente será muy pronto.

La enorme cruz y el faraónico monumento, supone la exaltación del nacionalcatolicismo fascista que durante más de cuatro décadas imperó en España, con momia y sin momia del fascista Franco dentro.

Si el Gobierno (el que en los próximos días se configure) consiguiera, algún día trasladar al Pardo o a otro lugar los restos del dictador, no se habría avanzado prácticamente nada en cuanto a Verdad, Justicia y Reparación. El mamotreto quedaría ahí: “Cara al Sol”

La democracia (formal) que surgió en 1977 tiene una enorme cuestión pendiente, al margen de los graves problemas que nos invaden de tipo político, económico, internacional… etc. etc. como es restablecer la normalidad democrática que fue asaltada a través de un golpe de Estado vergonzante, provocando una guerra y cientos de miles de asesinatos que duraron hasta bien entrados los años cincuenta del XX.

Hasta que el Parlamento de España, de forma solemne, no lo reconozca en toda su magnitud, hasta que la justicia española y tribunales internacionales no juzguen por crímenes de lesa humanidad esos hechos, hasta que no sean eliminados todos los símbolos fascistas nacional católicos, como es el faraónico monumento construido en la sierra de Guadarrama, con motivo de la ignominiosa victoria fascista contra centenares de miles de personas y contra la legítima II República… nada se habrá avanzado, aunque se den “golpes de efecto” como, en su caso, el trasladar la momia del dictador a otro lugar.

Mucho que temo que, hoy por hoy, la burguesía que trufa y lidera el centro izquierda político en la actualidad, NO está en esa onda. Se conforman con pequeñas acciones simbólicas,  para no “molestar demasiado”. Y, claro, el centro derecha (cada vez más fuerte) está muy cómodo en esta situación, aunque se quejen de forma estratégica de cara a su clientela.

La ignominiosa victoria de Franco, con el apoyo del Vaticano seguirán presentes, esté la momia depositada en la abadía del valle de Cuelgamuros o esté  en otro lugar, mientras ese y otros monumentos, cruces, etc. que se elevaron para dar gloria al fascismo nacional católico  sigan en pié, no habrá completa Justicia y Reparación.  ¡Qué no nos engañen!

Francisco Delgado

*Fue presidente de Europa Laica

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...