Netanyahu se opondrá a proyecto que reaviva el debate sobre quién es judío o no

La propuesta otorgaría a los rabinos ortodoxos de Israel más control sobre las conversiones. Genera controversias entre los movimientos liberales extranjeros, cuya presencia es marginal en ese país.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu se opondrá a un proyecto de ley de conversión al judaismo que reaviva en su país el antiguo debate sobre quién es en realidad considerado judío o no. Esta iniciativa provocó el enfado de grupos liberales en el extranjero, cuyo apoyo es crítico para el país. 

La semana pasada, un comité parlamentario israelí aprobó de forma preliminar el borrador de una legislación que otorgaría a los rabinos ortodoxos de Israel más control sobre las conversiones de personas al judaísmo.

Movimientos religiosos más liberales que representan a la mayoría de judíos que viven fuera de Israel ven la nueva legislación como un duro golpe al pluralismo religioso. 

Netanyahu expresó a su gabinete que teme que la propuesta cree una división en el mundo judío y que si no logra llegar a un compromiso de acuerdo, pedirá a sus aliados de la coalición que voten contra ella.

Bajo las prácticas actuales, Israel reconoce sólo conversiones realizadas por rabinos ortodoxos dentro de Israel, pero la gente convertida por rabinos no ortodoxos fuera del país son automáticamente elegibles para solicitar la ciudadanía israelí, al igual que otros judíos. 

La propuesta otorgaría al principal cuerpo de rabinos de Israel el poder legal para decidir acerca de la legitimidad de las conversiones.

El grupo que probablemente sufriría más con la medida será el de los inmigrantes que se convirtieron al judaísmo en el extranjero, a quienes ahora se les podría negar la ciudadanía israelí.

En el país, los rabinos ortodoxos gozan de casi un monopolio de las prácticas religiosas, como matrimonios o entierros.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...