Nefastas tradiciones

De cómo la historia sí se puede cambiar, y ahí está la ley del aborto para probarlo

Los confesionales -los que defienden el Estado confesional católico en contra del laicismo- gustan de soltar unas cuantas frases a modo de sentencias indiscutibles como si gozaran de infalibilidad. Una de ellas es la necesidad del respeto a las tradiciones. Pues bien, desde Asturias Laica estamos más que satisfechos de romper con tradiciones seculares que son de una irracionalidad manifiesta y que privan a las personas de importantes grados de libertad.

Nos referimos, en concreto, a la ley de interrupción voluntaria del embarazo, conocida popularmente como ley del aborto. Por fin en España la mujer va ser libre de decidir, ella y sólo ella, si desea o no tener hijos. En un país con hondas raíces cristianas, otra de sus queridas frasecitas, donde la mujer ha sido tratada como un ser inferior sometida al varón y a la voluntad de dios en cuanto a la procreación de los hijos, nos felicitamos de que al fin se rompan tan nefastas tradiciones así como de que se arranquen tan perjudiciales raíces.

El aborto ni es un crimen ni es una inmoralidad. Lo es, según parece, para el portavoz de la Conferencia Episcopal, el señor Martínez Camino. Pero como las leyes no las hace la Conferencia Episcopal sino el Congreso de los Diputados, resulta que el aborto se ha convertido en un derecho para todas las ciudadanas de este país, aunque no les guste a los confesionales.

La historia no se puede cambiar. Ésta es otra de sus afirmaciones lacónicas y yo diría que de Perogrullo; aunque si lo que quieren decir es que todo ha de seguir igual, se equivocan, porque si el pasado no se puede cambiar, el futuro sí se puede construir en beneficio de todas las personas alcanzando mayores cotas de libertad. Si ayer criticábamos a las autoridades por participar como tales en actos religiosos, hoy felicitamos públicamente a todas y a todos los diputados que han posibilitado la culminación del proceso legislativo con la aprobación de esta ley manifiestamente beneficiosa para la ciudadanía.

Archivos de imagen relacionados

  • JLuisIglesias
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...