Necesario preservar el Estado Laico en toda su dimensión

Hay que preservar el Estado Laico, en toda su dimensión, por ser la única garantía de la paz social, en que se sustentan la libertad, la justicia y la igualdad entre los hombres y la propia sociedad mexicana, consideró ayer el doctor en Derecho Onosandro Trejo Cerda, presidente de la Sociedad Cívica de México y Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de México de la Masonería del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

De visita por esta capital, subrayó que el Estado Laico, en nuestro tiempo, ha adquirido la categoría de compromiso histórico, social y de conciencia de los pueblos y las naciones por mantener incólume el postulado de la separación de lo religioso y lo eclesiástico respecto a los asuntos de la política y gobierno.

"El Estado Laico reclama, en el mundo entero, gobiernos que sean sus custodios, como garantía de respeto al derecho irreductible de los ciudadanos a la expresión externa o práctica pública de sus devociones religiosas, mediante ceremonias y actos de culto", enfatizó.

Con base en la Declaración Universal del Estado Laico, derivada de la conmemoración del Sesquicentenario del triunfo de la Reforma en México y de la celebración republicana por los 150 años del nacimiento del Estado Moderno y Laico en nuestro país, Trejo Cerda dijo que creer es un ejercicio de la libertad absoluta e inalienable del ser humano, inherente a su facultad de pensamiento; por lo tanto, las Constituciones, las Leyes, los Estados, los Gobiernos, las organizaciones o las personas, no pueden, ni deben, hacerla objeto de ataque, limitación o persecución alguna, alegando supuestas justificaciones en dogmas, mitos o prejuicios y, menos aún, intentar imponer determinada confesión religiosa a ciudadanos libres e iguales.

"El Laicismo es el principio fundacional e inalterable del Estado moderno, el camino a su democratización y sustento pleno e incondicional de la libertad de las personas para tener, no tener, o cambiar de creencias religiosas", aseveró el Presidente de la Sociedad Cívica de México.

Puso de relieve que "constituyen actos de lesa humanidad, violatorios de los derechos fundamentales de las personas y de ataque al Estado, que autoridades, sectas o individuos, denigren, limiten o persigan a un ciudadano por sus creencias religiosas o su manifestación externa en ceremonias y actos de devoción o culto público".

Luego dijo que la educación en un Estado Laico, sea pública o privada, está orientada por la ciencia; el conocimiento sobre la naturaleza, el hombre y el universo exige no mezclarse al confundirse con dogmas, mitos o doctrinas religiosas.

Ante la pluralidad de creencias religiosas en el mundo, resulta ilegítimo y contra razón llevar a cabo desde las estructuras del poder público del Estado, acciones a favor de una determinada confesión religiosa en las que participen funcionarios públicos, así como difundirla mediante imágenes, signos o señales religiosas en la propaganda gubernamental, añadió.

El doctor en derecho Onosandro Trejo Cerda, además de presidente de la Sociedad Cívica de México, A.C., es el Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de México de la Masonería del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Ocupará el cargo durante tres años, a partir de abril de 2009 y hasta abril del 2012. Y ha sido Director del Comité del Centro de Estudios de Derecho e Investigaciones Parlamentarias (CEDIP) de la Cámara Baja del Congreso de la Unión.

El doctor Trejo Cerda es un hombre ilustrado. Abogado, especialista en Derecho constitucional, maestro en derecho y doctorado en la misma disciplina, y catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es además, maestro de grado en Filosofía por la propia UNAM.

DOCTOR Onosandro Trejo Cerda, presidente de la Sociedad Cívica de México y Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de México de la Masonería del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Archivos de imagen relacionados

  • Mason México
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...