Navarra no obligará a retirar símbolos religiosos de los centros públicos

El Ejecutivo central prevé elaborar una Ley de Libertad Religiosa que contempla suprimirlos – Educación, que considera que no hay muchos centros con esta simbología, sólo aplicará la Ley si es de obligado cumplimiento

El departamento de Educación del Gobierno de Navarra no obligará a la retirada de símbolos religiosos en las aulas de los centros públicos a menos que la Ley de Libertad Religiosa que está elaborando el Ejecutivo central se lo exija. El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, afirmó este fin de semana que su objetivo es que la nueva ley incluya una prohibición expresa a cualquier simbología religiosa. 

"Nuestra idea es que en los colegios públicos no exista ningún símbolo religioso, pero si resulta que hay una imagen que es patrimonio histórico y es un centro público, si tiene valor histórico-artístico, no podrá destruirse", argumentaba en una entrevista ofrecida a Europa Press. 

El Gobierno central tiene intención de aprobar la ley antes de que acabe la legislatura. Sin embargo, todavía se desconoce cómo se va a tramitar. "Si es una ley orgánica, habrá que cumplirla, no habrá más remedio que acatarla y tendremos que plantearnos cómo hacerlo pero eso no significa que cambiemos de opinión", aclaró ayer el consejero de Educación, Carlos Pérez-Nievas. Y su opinión es clara: "Nosotros, como departamento, no vamos a marcar ninguna directriz o directiva para quitar estos símbolos; es algo que tienen que decidir los consejos escolares de cada centros".

Además, Pérez-Nievas resaltó que en la actualidad son pocos los centros públicos que muestran crucifijos, imágenes de vírgenes o cualquier otro símbolo religioso en las aulas o espacios públicos. "Probablemente habrá alguno pero no son muchos y no hemos recibido quejas por parte de ninguna familia por ello", insistió. Pérez-Nievas precisó que, si los hay, será en colegios antiguos porque desde los años 80 ningún centro de nueva creación dentro de la red pública exhibe símbolos de este tipo. 

El consejero, que no ocultó su sorpresa por el anuncio del ministro Caamaño, recordó que "llevamos treinta años de democracia, como un país laico, sin problemas por este tema; no entiendo a qué viene esto". 

Los padres, a favor de la ley 

Desde la federación de apymas mayoritaria de la red pública, Herrikoa, su presidente, Pedro Rascón, acogió el anuncio del ministro Caamaño "con agrado". "Como asociación laica es lo que hemos pedido siempre porque pensamos que es lo más respetuoso para todo el mundo, más ahora que hay tanta diversidad", afirmó Rascón. No obstante, el presidente de Herrikoa también reconoció que la simbología religiosa en los centros públicos navarros "es algo que está bastante superado". A su juicio, el respeto debe prevalecer durante todo el proceso de retirada de símbolos. "Debe ser un síntoma de normalidad, siempre desde una postura respetuosa con todas las ideologías" y, por eso, confía en que, si finalmente se promulga la ley, no se susciten polémicas. 

Los responsables de centros públicos insistieron ayer en que la simbología religiosa no es la nota predominante en las aulas navarras. "No creo que la medida vaya a tener una repercusión importante porque desde hace ya tiempo esa simbología ha ido desapareciendo sin necesidad de ninguna norma", explicó Juan Carlos Turumbay, presidente de ADIPNA, asociación de centros públicos de Infantil y Primaria. Opinión que también comparte Javier Mangado, presidente de la Asociación de Directores de Institutos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...