Musulmanes y protestantes piden un funeral para todas las confesiones

El Gobierno dice que se limitará a participar, pero lo organiza el arzobispado

El funeral católico con el que el Arzobispado de Madrid quiere homenajear a todos los fallecidos del accidente de Barajas el próximo 1 de septiembre ha despertado recelos entre otras confesiones religiosas. El cardenal Rouco Varela, arzobispo de Madrid, presidirá la ceremonia.

La Casa Real y el Gobierno tendrán representación en ese acto religioso. No obstante, fuentes oficiales de La Moncloa aseguraron que no es un funeral de Estado, porque no corresponde en este caso, dado que las víctimas no son funcionarios, ni estaban cumpliendo un servicio público. Por eso, aclaran que el Gobierno es ajeno a su organización y se limitará a participar, como hará en el que preparan para los próximos días las autoridades de las islas.

Representantes de las comunidades protestante y musulmana exigen que se celebre un funeral pluriconfesional -en el que puedan participar otros credos- o no confesional. La Alianza Evangélica Española (AEE) considera que la celebración de esa misa "supone añadir más dolor a las familias de las víctimas y también menosprecio a los sentimientos de los familiares", según una nota de la AEE. Una de las víctimas, Rubén Santana Mateo, "era miembro de una iglesia protestante (bautista) de Tres Cantos (Madrid)". La AEE califica de "auténtica violación" la "imposición a todas las víctimas y a sus familiares de un acto religioso oficial contrario a sus creencias más íntimas".

También rechaza el acto católico el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España, Riay Tatary, quien señaló que al menos dos víctimas eran musulmanas.

Varios puntos de España acogieron ayer los primeros funerales por los fallecidos en el accidente aéreo. Los cuatro miembros de una familia del Viso del Marqués (Ciudad Real) fueron enterrados en el municipio. Eran Baldomero Prados Almodóvar (49 años), su esposa, María del Carmen Ceprián Valverde (44), y sus hijos José e Ignacio, de 19 y 14 años respectivamente.

El monasterio de Leyre (Navarra) acogió el funeral del presidente de la Confederación de Cooperativas Agrarias de España (CCAE), José Joaquín Pérez de Obanos. La ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, Elena Espinosa, asistió al acto.

En La Fregeneda (Salamanca) recibieron sepultura Amalia Filloy y su hija Amalia Alonso, de 15 años. La madre salvó a otra de sus hijas, María, de 11 años, antes de morir al entregársela a un bombero tras el accidente. El padre de las niñas está herido. También fue enterrado en Salamanca Isaac Domínguez, un joven de 21 años que residía en Barcelona pero tenía familia en el municipio salmantino de Cabrerizos.

En el cementerio de Las Palmas de Gran Canaria recibió sepultura el militar David Caballero. Cientos de vecinos despidieron en Fuentesaúco (Zamora) a Tomás Sánchez, que compartía vuelo con su mujer, María Teresa Hernández, también fallecida, y que será enterrada en su municipio natal, Cabrillas (Salamanca), cuando se identifiquen sus restos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...