¿Musulmanes los Talibanes?

El Emirato Islámico de Afganistán limita al norte con Turkmenistán, Uzbekistán y Tajikistán; al este, con China y Paquistán; al sur, con Paquistán, y al oeste, con Irán. Esta organizado políticamente con ocho regiones que a su vez se organizan en 32 provincias. Su capital es Kabul, fundada en 1773; tienen dos idiomas oficiales el pashtu (lengua muy antigua y de orientación fundamentalmente religiosa) y dari (lengua persa con modificaciones regionales). La fiesta nacional es celebrada el 19 de agosto, en la cual conmemoran el día de la independencia del colonialismo Inglés, realizado en el año 1919.

Su capital es Kabul, tienen una población aproximada de 22 millones, la esperanza de vida, según estudios del año 1998, es de 46 años en los hombres y 45 en las mujeres, la mortalidad infantil alcanza a 165 por 1000 aumentando en los menores de 5 años donde es de 257 por 1000.

Por muchos siglos esta zona y en especial Afganistán ha sido la ruta de numeroso grupos invasores o conquistadores como los Turcomanos, Mongoles entre muchos otros, finalmente la tribu afgana cimentó sus bases en la región, se acentó y dio el nombre al lugar.

Tres guerras de oposición al colonialismo ingles reactivaron la violenta vida de los afganos, en 1834, 1879 y 1919 en la cual lograron finalmente la independencia.

El 17 de julio de 1973 fue derrocada la monarquía de Mohamed Zahid Shah, dando paso a un gobierno de características teocráticas. Hasta la fecha han tenido diversos golpes de estado y sus gobiernos han sido enormemente inestables.

Vendrá posteriormente la lucha en contra de la influencia rusa en la zona apoyados por los Estados Unidos la que terminó después de numerosos combates en 1996 dando paso, luego de muchas fracturas gubernamentales, al gobierno  Taliban que es quién gobierna hasta hoy.

Pensar que los talibanes son musulmanes no es extraño, visto desde nuestra cultura occidental, principalmente por las apariencias generales, pero un enorme error, el motivo de esta equivocación es a raíz de que muchos medios de información, como también el gobierno americano no tienen o no les preocupa inquirir mayor información respecto de estos grupos de características tan distinta a las de los grupos religiosos tradicionales, los organismos de inteligencia americanos solo les ven como “organizaciones peligrosas”, y no han sido capaces de notar que si bien lo son, las motivaciones, los medios y objetivos son absolutamente distintos.

Lo que es en realidad este grupo es una secta de orientación musulmana, pero solo eso, es un grupo fanático extremista que tiene como libro de cabecera el Korán, pero que su utilización es absolutamente descontextualizada y fundamentalista. La teocracia talibana funde, confunde y sincretisa, a su libre antojo, dos distintas líneas ortodoxas del Islam que son la wahabita, tendencia Árabe Saudita, y la línea Deobandi, la cual tiene una visión confrontacional de la teología musulmana, donde quienes no son musulmanes están absolutamente fuera de la salvación, muchos de esta escuela teológica piensan algo así como “el mejor infiel es el infiel muerto”, la cual predomina en las madrassas (escuelas o centros teológicos Koránicos). Su ideal es la de tener un mundo no solo de características musulmanas sino que absolutamente teocéntrico, esto es, una cultura donde los libros sagrados son leídos de manera fundamentalista y que todas las organizaciones políticas o gubernamentales están regidas por un código pseudo religioso. Tienen la visión de un Dios castigador que constantemente esta exigiendo sacrificios de sus creyentes, aun a costa de la propia vida.

Antes de seguir hagamos algunos alcances que nos darán algo de claridad en este asunto, podemos acordarnos de un par de organizaciones en este estilo que tuvimos muy cerca de este país, el primero a traer a la memoria es Jim Jones y la llamada “Iglesia Templo del Pueblo”, ellos se decían cristianos y como terminaron, suicidio masivo por medio de veneno mezclado con jugo, y el que no quiso seguir ese camino fue simplemente asesinado, tenemos otro caso muy reciente, David Koresh y la llamada “Hermandad Daviniana” otros más que diciéndose cristianos y leyendo la Biblia, acumularon armas, entre otras cosas y terminaron en un enorme enfrentamiento armado con las fuerzas del FBI y la ATF, esto entre numerosos otros grupos.

Ambos grupos se decían cristianos, leían la Biblia, etc. sin embargo, ninguna Iglesia cristiana seria aceptara que estos lo eran, el asunto no es que libro lees sino como eso lo llevas a tu vida.

Cuando hablamos de los Talibanes estamos en un caso igual o parecido, ellos leen el Korán, desde ya la base son actuales o ex seminaristas musulmanes, muchos de ellos han estudiado en un par de instituciones cuyas características son las duras reglas de austeridad que mantienen, su lectura fundamentalista del Korán y los pasos o caminos que tienen a la “santidad”, entre los que se incluyen el automartirio o suicidio de ser necesario y justo para la fe o la limpieza del mundo frente a los “infieles”, aquí podemos hacer un alcance, la infidelidad religiosa es, normalmente, tomada como alguien que ha pertenecido a un grupo religioso y luego renuncia a ella, en el cristianismo se llama “apostasía”, sin embargo para esta secta son infieles todos aquellos que no reconocen la fe al estilo taliban como la única y verdadera.

Si bien es cierto que alguna vez participaron de la fe musulmana, en seminarios o escuelas de teología islámica, su inclinación al pensamiento sunní, de características casi monacales anacoretas, exageradamente radical y con una lectura absolutamente descontextualizada del Korán les ha hecho alejarse de cualquier real grupo musulmán. Estos siempre han de ir acompañados y se les permite el uso de las armas para “defender la fe”, incluso el suicidio esta contemplado como medio de santificación, el que muere por la fe y logra hacer el mayor de los daños posible a los infieles se convierte “por gracia de dios” inmediatamente en un “santo” el cual protegerá no solo a su familia sino que dará energía a todos los defensores de la fe, lo que ignoran, o quieren ignorar es que el Korán se opone absolutamente al suicidio o al asesinato de cualquier persona, ya que dice que si una persona mata a otra no solo ha asesinado a su prójimo sino que le ha hecho un daño a toda la humanidad, lo mismo que si ayuda o le hace un bien a alguien se lo hace a toda la humanidad.

Los que dirigen y gobiernan Afganistán son ex estudiantes islámicos formados en los campos de refugiados de Pakistán, de tiempos en que la Unión Soviética mantenía invadido ese país, cerca de 3 millones de personas arrancaron a “lugares más puros”. Sin embargo esta situación política provocó un crecimiento en el fundamentalismo de algunos dirigentes llegando al fanatismo, el cual calló muy bien a los ojos del gobierno norteamericano, el que junto con los paquistaní y el financiamiento de los emiratos del golfo pérsico lograron capacitar y armar a estos pseudos religiosos musulmanes.

Muy por el contrario que el término de la guerra, con la ex Union Sovietica, trajera paz lo que sobrevino fue una enorme guerra interna ya que todos querían quedarse con una parte  de influencia mayor que los otros dentro del país. Los talibanes se fortificaron en el sur del país donde paso a paso, con el apoyo norteamericano y del gobierno pakistaní fueron adueñándose, por la vía violenta de todo el territorio afgano terminando con el derrocamiento del gobierno en instalando una de las más poderosas dictaduras pseudo religiosas del mundo, la cual inmediatamente comenzó con la radicalización de las prácticas religiosas convirtiéndolas en un asunto de estado y con fuertes penalizaciones para quienes no las cumplieran.

Algunas de las normas impuestas por esta secta han sido: oponerse a cualquier avance técnico incluyendo negar a las mujeres asistir a cualquier institución educacional, están condenadas al analfabetismo. Tampoco pueden trabajar, salir a la calle sin la compañía de un pariente hombre y han de tapar absolutamente todo su cuerpo con una túnica que las cubre enteras llamada “chilaba o burka”, el uso de esta vestimenta es impuesta desde los 10 años de edad aproximadamente, solo le pueden ver las manos, los pies y parte de la cara sus parientes más cercanos, el esposo, padre, madre, cuñados, sus propios hijos o los hijos de su esposo y las mayores de las esposas de su marido, la idea es que no existan ojos que puedan ver estimulo alguno a pensar en el pecado. Si tienen que viajar en el transporte público lo tienen que hacer por separado de los hombres y si es en un carro han de ir en el portamaletas. Todo esto se fundamenta en una visión absolutamente negativa de las mujeres, ya que son vistas, por la secta, como el motivo de la tentación y la encarnación del pecado que evita la santidad a la cual esta llamado el hombre. La mayor frustración ha sido para aquellas mujeres que durante el gobierno de la Unión Soviética habían llegado a ser profesionales y que ahora veían absolutamente castradas sus vidas, donde la única posibilidad de mantener a sus hijos era la mendicidad, esto llevó, entre otros elementos antifeministas, a que Afganistán en corto tiempo se pusiera a la cabeza de las estadísticas sobre suicidio de mujeres en el mundo.

Los Hombres tienen que llevar largas barbas, turbante y ropa tradicional. Las 5 oraciones diarias son obligatorias para cualquier ser humano que este en el país, la desobediencia de esta medida puede ir de la cárcel a la condena de muerte en alguna plaza pública, si es que no lo linchan antes de llegar. Ni hablar de quien es sorprendido robando, a ese sin mediar juicio alguno, “el Koran ya lo hizo”, se le cortan las manos, los adúlteros son lapidados (muertos apedreados).

Es a los hombres a quienes desde muy pequeños y como parte del adoctrinamiento “religioso” se le menciona de la importancia de la vida, pero con un sentido agregado cual es que nada esta antes de la fe, por lo que si es necesario el “martirio o muerte santa” este ha de estar preparado y absolutamente dispuesto a llevar a cabo esa acción; las penas para quién en último momento se arrepienta o no logre el objetivo de provocar el mayor daño posible a las “tropas del demonio” son la condena eterna en el infierno y la desacreditación de su familia, esto si no sobrevive, ya que si lo hace puede ser torturado o condenado a la lapidación en cualquier plaza pública, ni hablar de lo que pasa si se arranca de su misión, en este caso los Talibanes inmediatamente inician una “casería santa” para capturar al “infiel que ha insultado el Korán” .

Las fotografías de personas están prohibidas, como también las prácticas deportivas, ver televisión, videos o escuchar música en las radios, es más, como muestra de “fidelidad al Koran”, suelen colgar de los árboles artículos electrónicos.

A todo lo anterior debemos sumar la integración a esta secta de una especie de “recién convertido” que es Osama bin Laden, terrorista, pseudo musulmán, fundamentalista, sicótico y obsesivo, que entre otras capacitaciones, como el de ser economista titulado con honores están además, el de haber sido entrenado por los servicios de inteligencia norteamericanos, quienes vieron en este oscuro personaje un buen aliado en contra de la maquinaria bélica soviética. Estoy seguro que estos “genios de la inteligencia” nunca pensaron que les pasaría lo de “cría cuervos y te sacaran los ojos”; hoy ya ni lamentarse es suficiente y con temor la humanidad observa como este señor respaldado por Al-Qaida (la base), su propia organización terrorista y por el gobierno de Afganistán llaman a una Yihad (guerra santa) en contra de Estados Unidos e Israel.

Por último quisiera mencionar que una vez más los grupos de inteligencia de este país no han sabido lidiar con organizaciones de los cuales, aparentemente, ignoran cual son las motivaciones, y estos son los grupos pseudo religioso, les paso en Guyana, donde tuvo que morir un miembro del gobierno y otros asesores, en una visita oficial, para que recién se fijaran en este grupo, para cuando llegaron ya era demasiado tarde, la historia se repitió en Waco con David Koresh, donde generaron el ambiente perfecto para que esta secta justificara su obsesivo armamentismo de preparación al armagedon, el Lunes 11 de Septiembre otra secta, esta vez proveniente del mundo árabe, y que dice luchar en contra de las fuerzas del demonio, personalizado en el gobierno americano, nos recuerda la fragilidad de nuestras vidas, ¿cuantos más han de morir para que se tome en serio el enorme riesgo que representan las sectas?

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...