Musharraf exige ante el rey Juan Carlos que «se prohíba calumniar» al islam

El monarca elogia al dictador paquistaní como gobernante moderado y dialogante

El general Pervez Musharraf, que acapara el poder en Pakistán desde 1999 gracias a un golpe de Estado, reclamó anoche ante el rey Juan Carlos: "Es indispensable (…) que se prohíba que nadie calumnie a nuestra gran religión". Pakistán es el país musulmán más poblado, con 160 millones de habitantes. La visita de Musharraf a España responde al hecho de que Moncloa valora a ese país como la "plataforma logística" de los soldados españoles en Afganistán.

La efectividad de esa base de apoyo implica permisos de tránsito para reabastecer a las tropas que no sean accesibles por otras vías y una cooperación activa para impedir que los talibanes ataquen desde territorio paquistaní a las fuerzas de la OTAN. Ambas cuestiones quedaron reafirmadas en los apartados de defensa y terrorismo de la declaración que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, negoció con su huésped.

Pero la implicación conjunta en la estabilización de Afganistán está generando una aproximación entre España y Pakistán que da cauce a cooperaciones bilaterales más amplias. Por ejemplo, en lo económico, donde las relaciones se limitan a unos intercambios comerciales de poco más de 200 millones de euros. La parte española ve grandes oportunidades en un país que crece al 7% y puede comprar desde aviones de la empresa Casa y submarinos de Navantia hasta ferrocarriles. Pakistán necesita, a su vez, de inversión extranjera. Musharraf, que hoy almorzará en la CEOE, acordó ayer con Zapatero crear grupos de funcionarios de ambos países que impulsen las oportunidades en estas áreas.

La inmigración fue otro tema de debate. Las dos partes calculan, según Moncloa, en "unos 70.000" el número de paquistaníes residentes en España. La diplomacia española tampoco pasó por alto la sospecha de que los 23 pasajeros del Marine I que todavía están en Nuadibú puedan ser paquistaníes: Zapatero pidió ayuda para resolver estos problemas, en un contexto más amplio que alcanza al terrorismo y al tráfico de drogas.

Ambos líderes han promovido el diálogo como medio para afrontar estos desafíos, el español a través de la Alianza de Civilizaciones y el paquistaní mediante una iniciativa denominada Moderación Ilustrada. Pero sus percepciones no parecen idénticas.

Musharraf dijo anoche: "A no ser que pongamos fin a la ocupación extranjera y la represión de los pueblos musulmanes, el terrorismo y el extremismo continuarán incorporando partidarios entre los musulmanes enajenados en distintas partes del mundo". También exigió "que se ponga fin a la discriminación racial y religiosa de los musulmanes". La declaración conjunta recoge que "España y Pakistán rechazaron la identificación del terrorismo con cualquier nación, cultura o religión".

El rey Juan Carlos se dirigió así a su invitado durante la cena en el Palacio Real: "Sois, señor presidente, el promotor de un islam moderado, ilustrado y dialogante, tolerante y abierto".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...