Munilla invita a los católicos que «practicaron cualquier tipo de violencia» a abrir sus corazones?

Han asistido diversas autoridades como la consejera Isabel Celaa, que ejercía la representación del lehendakari, o el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano.

COMENTARIO: Frente a la actitud del Ayuntamiento de Zarautz que decidió no acudir como Corporación a los actos religiosos, sorprende que en esta ocasión asistan autoridades, una en representación de un lendakari, que el día de su toma de posesión decidió romper una tradición y asumir una postura laica, y un Diputado General de un partido supuestamente laicista, aunque éste se quedó a las pueertas de la iglesia. Pero ya se ve que el confesionalismo sigue vigente y Euzkadi también "bien vale una misa".


Munilla ha presidido esta mañana la misa de la festividad de San Ignacio en la Basílica de Loyola de Azpeitia, a la que han asistido diversas autoridades como la consejera Isabel Celaa, que ejercía la representación del lehendakari, o el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano. En su homilía, el obispo ha aprovechado para pedir con insistencia la disolución de la banda terrorista ETA y ha apostado por “un camino de reconciliación, que permita sanar tantas heridas abiertas”.

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha instado a los terroristas a no tener miedo al arrepentimiento ya que se trata “del primer paso hacia la reconciliación de las víctimas, la pacificación y la normalización”.

En este sentido, ha dicho ver con “alegría y esperanza” que algunos presos condenados por delitos de terrorismo hayan manifestado recientemente la necesidad y la importancia de realizar una lectura crítica de la acción violenta de ETA. “Una vez más, nos reafirmamos en nuestra convicción evangélica: La verdadera paz no puede nacer de los meros cálculos políticos, sino de un auténtico arrepentimiento. El arrepentimiento desinteresado es el primer paso hacia la reconciliación con las víctimas, hacia la pacificación, y hacia la normalización”, ha señalado.

Munilla ha animado a todos “a abrir los corazones y a no tener miedo al arrepentimiento, a la conversión, a la reconciliación…” y ha invitado a los católicos que “practicaron cualquier tipo de violencia, o que la apoyaron, o que simplemente albergan odio en sus corazones, a que se abran al perdón de Dios, que se les ofrece siempre en el sacramento de la confesión”. “Les animo además a tomar un compromiso activo por la reconciliación y por la paz”, ha añadido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...