Muerte en nombre de dios

Un matrimonio de EEUU, sentenciado por no buscar atención médica para su hija de 11 años y optar por la oración

En muchas ocasiones el debate entre religión y ciencia se libra en el campo intelectual, pero hay veces en que el dogma toca la tierra y puede hacerlo con consecuencias desastrosas. Esto último ha ocurrido en Weston, una zona rural en el estado de Wisconsin, donde un matrimonio optó por buscar la sanación de su hija de 11 años a través de la oración, sin optar en ningún momento por la asistencia médica. La niña murió y el matrimonio fue condenado el martes por homicidio temerario en segundo grado.

Dale y Leilani Neumann ­–-él de 47 años, ella de 41-– son fervientes cristianos y él incluso estudio para ser ministro pentecostal. Cuando su hija Madeline, conocida como Kara, empezó a presentar síntomas obvios de enfermedad, no la llevaron al médico sino que se entregaron a los rezos. La más pequeña de sus cuatro hijos estaba demasiado débil para caminar, hablar, comer o beber, pero aun así no visitaron un hospital, convencidos de que hacerlo habría sido “desobedecer a Dios”.

En marzo del año pasado, Kara yacía en el suelo de la casa, con toda la familia rodeándole y orando. Solo cuando dejó de respirar alguien llamó a la policía. La niña había muerto a causa de una diabetes. Nunca le fue diagnosticada. Podría haber sido tratada.

Juzgados por separado

Los padres fueron juzgados por separado este año y declarados culpables. Y el martes el juez Vincent Howard dictó la sentencia, que quedó muy lejos del máximo de 25 años al que podrían haber sido sentenciados. Cada uno pasará un mes de los próximos seis años en la cárcel (uno ingresará cada marzo y el otro cada septiembre) y ambos estarán otros diez años en libertad condicional. Asimismo, deberán permitir que una enfermera visite y examine al menos una vez cada tres meses a sus otros tres hijos, dos de los cuales aún son menores, que deberán ser hospitalizados si se detectan problemas de salud.

Al dictar su sentencia, el magistrado habló de los Neumann como “muy buena gente que tomó una mala decisión, una decisión temeraria”. Indirectamente lamentó que según algunos hicieron con sus actos a Kara “martir” de su fe. Y les lanzó un mensaje: “Dios probablemente trabaja a través de otra gente, algunos de ellos médicos”. El matrimonio, cuyos abogados ya han anunciado que apelarán la decisión, nunca se han mostrado arrepentidos.

Debate sobre fe y ciencia

“No lamento haber confiado plenamente en el Señor la salud de mi hija”, dijo en la sala el martes la madre. Su marido, mientras, leyó de la Biblia y le dijo al magistrado “Soy culpable de confiar en la sabiduría de mi Señor completamente, culpable de pedir intervención celestial, culpable de seguir a Jesucristo cuando todo el mundo no entiende, culpable de obedecer a mi Dios”.

“Mis clientes ven el tratamiento espiritual como la medicina apropiada y sospecho que quienes quieren un castigo más duro ven la medicina occidental como la apropiada”, le ha declarado a la BBC su abogado defensor, Jay Kronenwetter. “Mis clientes simplemente tienen una creencia que está muy lejos de nuestra norma social”.

El caso ha avivado el debate sobre fe y ciencia, especialmente en Wisconsin, donde la legislación hace excepciones que dan más margen a los creyentes que en otros estados. Muchos observadores piden que se acabe con esa excepción, una lucha que se libra actualmente en la legislatura estatal.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...