Mueren 17 personas en enfrentamientos por motivos étnicos y religiosos en Karachi

Un total de 17 personas han muerto desde este domingo en la ciudad de Karachi, en el sur de Pakistán, en enfrentamientos por motivos étnicos y religiosos, elevando a unas 200 el número de víctimas mortales en el mes de julio, según ha in

La mayoría de las zonas donde se han producido incidentes  violentos están habitadas por personas de las comunidades pashtún y  mohajir, descendientes de refugiados que hablaban urdu y que salieron  de India en 1947 para asentarse en Karachi tras la creación del  Estado de Pakistán y la independencia de India.

Durante años, distintos partidos políticos han utilizado a matones  callejeros y bandas criminales para enfrentarse. Un alto cargo  policial ha dicho desde el anonimato que "no hay duda de que la  violencia responde a cuestiones políticas y étnicas, así que la  solución también debe ser política".

"El Gobierno y los partidos políticos han presentado iniciativas  para lograr la paz, pero creo que las partes concernidas deben ser  más sinceras en sus esfuerzos por restablecer la paz", ha declarado.

Otros miembros de las autoridades han afirmado que no hay una  razón clara que explique el último brote de violencia, que comenzó en  la localidad de Orangi, en el noroeste de Karachi, a principios del  mes pasado, cuando murieron cien personas en solo tres días. La  violencia también se agravó la semana pasada.

Los Rangers, un cuerpo paramilitar que depende del Ministerio del  Interior, tomó el control de Orangi, pero desde entonces los  enfrentamientos se han extendido a otras partes de Karachi, donde  viven 18 millones de personas. 

1.138 muertos de enero a junio
Un informe publicado recientemente por la Comisión de Derechos  Humanos de Pakistán (HRCP, por sus siglas en inglés) cifró en 1.138  las personas muertas en incidentes violentos en Karachi durante el  primer semestre de este año. De éstas, 490 fueron víctimas de la  violencia por motivos políticos, étnicos y religiosos.

En un comunicado emitido este lunes, la HRCP ha pedido una  solución política que acabe con esta situación. "Karachi está en el  centro de una ola multilateral de polarización política, étnica y  religiosa motivada por la inseguridad que ha socavado seriamente su  tradición de tolerancia y buena vecindad", ha advertido.

"Aunque las mafias y las bandas de robo de tierras han intentado  aprovechar la falta de ley y orden, parece que no son las principales  organizadoras del horrible juego de muerte y destrucción, sino que lo  son los grupos políticos, más poderosos, y son ellos los que tienen  la llave para conseguir la paz", ha subrayado.

El ministro de información de la provincia de Sindh (cuya capital  es Karachi), Sharjeel Memon, ha afirmado que "la iniciativa para  lograr la paz continúa" y que "todas las partes concernidas se han  involucrado". "Hay algunos individuos que no quieren que haya paz en  Karachi, pero esperamos que llegue pronto a la ciudad", ha declarado  a la agencia Reuters.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...