Muere el doctor Luis Montes, presidente de la asociación DMD y abanderado de la muerte digna

El doctor Luis Montes, infatigable luchador en defensa de la muerte digna, ha sido igualmente un constante colaborador y defensor del laicismo habiendo participado en multitud de actividades organizadas por Europa Laica y sus diferentes grupos territoriales exponiendo la íntima relación entre la libertad de conciencia y el derecho a una muerte digna, entre el laicismo y la eutanasia, o bien morir. Quienes le hemos conocido desde hace tantos años y colaborado en ambas organizaciones sentimos y lamentamos esta pérdida.

Muestra de ello son las numerosas entradas que de sus artículos, conferencias y actividades aparecen en  nuestra web: Luis Montes


El presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignamente fue acusado por el Gobierno del PP de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid de 400 «sedaciones terminales irregulares». La Justicia sobreseyó el caso, pero el linchamiento moral contra él ya se había producido.

El doctor Luis Montes, excoordinador de urgencias del Hospital Severo Ochoa y defensor de la muerte digna, ha muerto este jueves a los 69 años, tras sufrir un infarto cuando se dirigía en vehículo a Molina de Segura (Murcia).

El presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignamente fue acusado en 2005 por el Gobierno del PP de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, valiéndose de una denuncia anónima, de 400 presuntas «sedaciones terminales irregulares».

Tras ser relevado y después de tres años de linchamiento moral y laboral hacia él y muchos de sus compañeros en las Urgencias del Severo Ochoa en Leganés, la Audiencia Provincial de Madrid sobreseyó el caso en 2008 al señalar que Montes y el resto de su equipo no actuó mal.

Antes de ello, en 2007, un juez archivó el caso un mes después de las elecciones municipales y autonómicas de aquel año. Previamente, la Fiscalía ya había afirmado que no veía indicios de delito.

Sin embargo, el auto señalaba que varios pacientes habían fallecido “tras mala práctica médica a la hora de sedarles”. Montes quiso limpiar su nombre y recurrió a la Audiencia Provincial, que finalmente le dio la razón y ordenó eliminar las alusiones que ponían en duda su trabajo.

Sin embargo, la campaña de linchamiento moral y profesional hacia él por parte de la derecha política y mediática ya había caído con toda su fuerza durante muchos años. “Fue una campaña en nuestra contra orquestada por la autoridad sanitaria”, aseguró Montes hace dos años en una entrevista con Público. El excoordinador de urgencias del Severo Ochoa, que nunca recuperaría el puesto, creía que el caso fue una “cortina de humo” para tapar la privatización de la sanidad madrileña, que había comenzado en 2003 con Esperanza Aguirre al frente de la Comunidad de Madrid.

«Que la máxima autoridad regional sanitaria anuncie en rueda de prensa que en un hospital público ha habido más de 400 homicidios es un torpedo a la línea de flotación de la relación médico-paciente. Fue un escándalo de unas proporciones inmensas», denunció en otra entrevista con Público meses después.

«Tuvo un gran impacto, todo el hospital se movilizó y hubo un gran apoyo vecinal y de toda la sociedad. Pero fue muy doloroso porque de todo el equipo de Urgencias, el único que se quedó fui yo porque tenía plaza en propiedad. El resto, unos 20 compañeros, tuvieron que buscar otro trabajo, muchos fuera de la Comunidad, fueron cesados siete jefes de servicio y supervisores por apoyo al conflicto… Fue muy doloroso», agregó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...