Muebles secularizados

¿Son los crucifijos mobiliario escolar? ¿Se puede decir que hayan perdido su significado religioso y se hayan secularizado?

Se podrá defender su permanencia en los centros escolares por otros motivos (quien los defienda), pero éstos parecen tener poca consistencia.

¿Si es un «mueble» más, qué problema tienen los que así lo consideran para que se quiten? Un crucifijo en un altar no forma parte del mobiliario de una iglesia, sino que representa, para los cristianos, el sacrificio que Jesucristo hizo para redimir al mundo. Que en lugar de estar en un altar, esté presidiendo un aula no parece que cambie mucho su significado.

Que a estas alturas siga existiendo este debate evidencia que este país todavía no se ha superado aquella época en la que Estado e Iglesia iban juntos de la mano. Algo por lo que ahora criticamos tanto a los países musulmanes en los que se da este matrimonio entre lo civil y lo religioso. No hace falta ser ni ateo ni agnóstico. Se puede ser perfectamente creyente (e incluso practicante) y comprender que en las aulas no debe haber ni símbolos religiosos ni políticos. Y no sólo comprenderlo, sino querer que así sea. La religión es una opción personal y no se puede creer que porque es la nuestra es la que debe prevalecer sobre las demás opciones.

Eso no significa que la gente desconozca qué es la religión. Si no recuerdo mal, tanto en Historia como en Filosofía se abordaba este tema. Sin embargo, la enseñanza de cada una de la religiones, en mi opinión, debería tener lugar en el seno de la familia y en las parroquias, mezquitas o sinagogas. Aún así, acepto que se den clases de religión en los colegios públicos. Lo que no entiendo es por qué se empeñan en que los que no quieran estudiar religión tengan que cursar una alternativa. En el instituto estudié francés de segundo idioma porque quería y tres días a la semana entraba una hora antes o salía una hora después que mis compañeros a los que la lengua gala les daba igual. ¿Por qué yo quisiera estudiar francés tenían ellos que abandonar el calor de las sábanas?

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...