Monseñor Brouwet: «Ayudemos los cristianos de Mosul a quedarse en su ciudad»

Nota del traductor

El periódico que ha publicado éste artículo, “Le Figaro” es propiedad de Serge Dassault el mismo dueño de la fábrica de aviones de caza y bombarderos, Mirages, y Rafale. Son sus aviones con los F16 americanos que bombardean Gaza en estos momentos por muchas lamentaciones que sus periodistas escriban en su grupo de prensa. El grupo Dassault posee el 82% de Socpresse desde 2001. Curiosamente, en Francia, los dos conglomerados mediáticos más destacados, Dassault y Lagardere,(armamento, blindados, Radares, electrónica, misiles) tienen una estrecha relación con el sector de la aeronáutica y la defensa. Lagardère incluye las empresas aeronáuticas MATRA, y EADS. (Airbus)

El director de Le Monde Diplomatique, Ignacio Ramonet, opinó al respecto, en 1997: «Los grupos Dassault y Lagardère tienen en común la inquietante particularidad de haberse constituido en torno a una empresa central dedicada a la actividad militar, aviones de caza, helicópteros, misiles, cohetes, satélites, etcétera)»

Su padre Marcel Dassault nacido Marcel Bloch (cambió de nombre cuando la 2ª Guerra Mundial por ser judío). Hizo un juego de palabra con la función de sus aviones que eran aviones de caza y asalto (d’assault) y formo su nuevo apellido Dassault. No dudo en burlar el embargo de, de Gaulle cuando la guerra de los 6 Días de Israel contra Egipto Siria y Jordania de no suministrar armas desde Francia a los beligerantes montando a toda prisa una filial en Bélgica la SABCA para suministrar recambios y armamento de toda clase para sus aviones a Israel. La filiación religiosa y los negocios podían más que la lealtad a la República francesa que le compraba sus aviones.

Serge Dassault nacido Serge Bloch, Senador y ex Alcalde de Corbeil- Essonnes a estado denunciado ante los tribunales por prevaricación y compra de votos. Pero su inmensa fortuna ha podido con la consciencia de sus pares y con una sola voz de diferencia (la de un socialista) no le retiraron su inmunidad parlamentaria y no pudo ser juzgado por los tribunales ordinarios.

El traductor   Apure YVORRA

——————————————————-

Mientras que los cristianos de Iraq sufren las persecuciones diarias del Estado Islámico, monseñor Nicolás Brouwet se interroga sobre los recursos de la comunidad internacional para resolver esta crisis.

Nicolás Brouwet obispo Lourdes

Monseigneur Nicolás Brouwet es obispo de Tarbes y Lourdes desde febrero de 2012.

– FigaroVox: ¿ Que le inspira la suerte de los cristianos de Mosul?

– Nicolás BROUWET: Es una tragedia. Porque la población cristiana es pura y simplemente erradicada. Lo que es nuevo es que, mismo si los cristianos eran antes tratados como una minoría – con sentimiento de estado precario y a veces de injusticia que acompaña esta situación – es la primera vez que se les ataca de manera institucional, sistemática, organizada. Para nosotros son hermanos y hermanas. Pensamos en ellos; rezamos por ellos. En Lourdes una novena de oración comenzará esta tarde a su intención.

El cardenal Barbarin (cardenal arzobispo de Lyon primado de las Galias) evocó el signo «N» árabe colocado sobre las casas de los cristianos de Mosul, como un signo que evocaba las horas dolorosas para nuestra historia.

– ¿La comparación entra la persecución de los Judíos (obligados a llevar una estrella amarilla) y la de losCristianos de Iraq le parece pertinente?

-. Es pertinente porque es la misma lógica. Por medio de las casas son las personas quienes son señaladas con el dedo, condenadas, rechazadas como ciudadanos de segunda zona. Es notorio que en los barrios de las ciudades deOriente Medio, se sabe quién es cristiano y quién esmusulmán. No es necesario señalarlo sobre las casas. Porque, la mayoría de las veces, la convivencia ha sido apacible. Los cristianos han sido acostumbrados a vivir con los musulmanes y a vivir con ellos en paz, contribuyendo al bien del país con su propia riqueza, la del Evangelio. No piden por otra parte otra cosa, mismo si son minoritarios. Y generalmente se han sentido respetados por los musulmanes allí dónde viven. Es lo que testimonian enLíbano, en Siria, en Jordania, en los territorios palestinos, enEgipto o en Iraq. La estigmatización de las casas cristianas derrumba este equilibrio y designan a los cristianos como los que no tienen más nada que hacer nada en los barrios de estas ciudades.

– Hay ciertamente unos mártires entre los cristianos de Mosul porque algunos de ellos escogieron confesar su fe en el Cristo arriesgando su vida.

-Para hablar de los civiles de la franja de Gaza y de los cristianos de Mosul, algunos hablan de "mártires". ¿Esta calificación le parece justa? ¿Qué es unmártiren la religión cristiana?

– Hablamos allí de mártires por asociación de ideas. Para nosotros un mártir es un hombre o una mujer que es condenado a muerto por su afecto al Cristo. Vierte su sangre voluntariamente negándose a abjurar su fe cristiana. De ahí extendemos el término de "mártir" a todos los que son perseguidos porque pertenecen a una minoría religiosa, cultural y étnica. Hay ciertamente unos mártires entre los cristianos de Mosul porque algunos de ellos escogieron confesar su fe en el Cristo arriesgando su vida. Pero todos los cristianos no son unos mártires.

Esto no quita nada al drama que se juega en Mosul. Ni al de otro orden, el que se desarrolla bajo nuestros ojos en la franja de Gaza. Nada justifica este desencadenamiento de violencia contra el pueblo palestino.

-¿Que espera usted de la comunidad internacional? ¿Cómo los Estados pueden intervenir para salvar a los cristianos iraquís sin sembrar más la confusión con una injerencia que ya ha costado caro al país en 2003?

– Occidente en general y Francia en particular tendrían que plantearse la cuestión de saber si su papel es imponer a los países de Oriente Medio su modelo democrático y cultural. Participando a la desestabilización política de estos países, hicimos la cama de los partidarios de la yihad. No es la democracia que triunfa sino el terrorismo y el caos. ¿Entonces qué tenemos que proponer? Un modelo republicano que pierde su alma destruyendo a la familia, la educación, la transmisión, sustituyendo a la laicidad un laicismo estrecho, encerrando al ciudadano en un individualismo cortado de toda raíz. Los pueblos de Oriente Medio no quieren eso. Hagamos primero prueba de modestia.

Por otro lado las comunidades cristianas no piden primero un sostén político – mismo si se alegraran de las medidas de acogida tomada, en particular por Francia. Ayudémosles sobre todo a poder quedarse en su lugar, a abrir escuelas, a estudiar, a cultivar sus tierras, a crear empresas, a armar proyectos, total a participar a la construcción de la sociedad en la cual viven. No nos resignemos a su marcha. Ayudémosles a edificar allá su futuro.

 

cristianos Irak

Archivos de imagen relacionados

  • Nicolás Brouwet obispo Lourdes
  • cristianos Irak 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...