Misa, ofrenda y procesión sin la presencia del alcalde de Valencia, aunque el concejal de festejos acude a la ofrenda floral

El concejal de Cultura Festiva Pere Fuset participa en la ofrenda floral de la Casa Natalicia

Las celebraciones que ayer tuvieron lugar en Valencia con motivo de la festividad de Sant Vicent Ferrer no contaron con la presencia del alcalde, Joan Ribó. No asistió a la misa que por la mañana se celebró en la catedral, tampoco a la procesión que finalmente no pudo salir ala calle y discurrió por el interior de la catedral.

Del grupo político Compromís, al que pertenece el alcalde, fue el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, el que hizo acto de presencia en la fiesta, si bien no fue a la misa ni a la procesión. Fuset participó en la procesión cívica de la ofrenda floral que partió a las 12.30 horas desde la puerta principal del Ayuntamiento de la ciudad. Desde el punto de partida siguió el paso de toda la comitiva participante hasta que le llegó el momento de incorporarse a la misma.

El responsable del área municipal de Cultura Festiva cubrió todo el recorrido de la ofrenda junto a la Honorable Clavariesa María Falcón, hasta llegar a la Casa Natalicia de Sant Vicent. Fuset desde el fondo de la capilla contempló cómo la clavariesa depositaba el ramo de flores ante la imagen del santo. Una vez finalizada la ofrenda se acercó hasta el altar donde se fotografíó junto a la clavariesa, el concejal socialista Joan Calabuig y un religioso dominico de la Casa Natalicia.

La autoridades civiles que acudieron a la misa fueron el concejal del PSPV y portavoz del equipo de gobierno, Joan Calabuig, así como los ediles de Ciudadanos Amparo Picó y Manuel Camarasa. También asistieron a la eucaristía los ediles del grupo popular Lurdes Bernal, Eusebio Monzó, Félix Crespo, Cristóbal Grau y Vicente Igual.

Por la tarde cambiaron los rostros de los asistentes. A los concejales de Ciudadanos mencionados se añadieron Fernando Giner y Santiago Benlliure. En el caso de los ediles del grupo municipal popular hubo cambio de caras. Eusebio Monzó fue el único que repitió en la procesión. Junto a él llegaron sus compañeros Alfonso Novo y Beatriz Simón.

La de ayer era la primera festividad de Sant Vicent Ferrer que se celebraba tras el acceso al gobierno municipal de la coalición Compromís-PSPVy València en Comú que el pasado verano, tras las elecciones de mayo, situó al líder de Compromís, Joan Ribó, al frente de la alcaldía de la ciudad. En años anteriores era habitual la presencia de la entonces alcadesa, Rita Barberá, en este tipo de actos festivos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...