Ministra de Salud de Chile: “Nadie está obligando al aborto, pero es una decisión de un país laico”

La epidemióloga Carmen Castillo asumió como titular de Salud tras la polémica renuncia de Helia Molina, quien debió dejar el cargo tras señalar en una entrevista que “en todas las clínicas cuicas, muchas familias conservadoras han hecho abortar a sus hijas”. A casi dos meses de haber asumido y luego de que la Presidenta anunciara el proyecto de ley que despenaliza el aborto en tres causales, Castillo se refirió al tema en una entrevista en La Tercera.

La ministra del Minsal señaló que “la madurez de nuestra ciudadanía nos permite estar discutiendo” este Proyecto de ley: “En su oportunidad existió la alternativa del aborto terapéutico y no estamos hablando de aborto, sino de despenalización de la interrupción del embarazo, para tres causas específicas. No es una obligación y como ministerio estamos propiciando las tres causas como una posibilidad de que la mujer decida”.

Además se refirió a la tercera causal, en caso de violación, que es la que hoy genera más división en los parlamentarios: “Desde el punto de vista religioso, hay distintas posturas y visiones. Nosotros como país tenemos que dar una mirada para todos. Nadie está obligando al aborto, pero es una decisión de un país laico, esa es la diferencia, hay que legislar para el país y la decisión hay que discutirla entre todos”. Dijo que esta causal debe aprobarse porque “el que una niña tenga un embarazo por una violación, es un tema muy sensible, una carga emocional muy grande. Si es violada por su padre, queda marcada de por vida. Son madres de alto riesgo que muchas veces rechazan a este niño. ¿Y cómo continuar una vida teniendo un entorno tan violento para ellas? ¿Cómo recuperar el sentido de lo que significa la vida?”, cuestionó la ministra. Agregó que las mujeres que se ven afectadas por estas situaciones “incluso puede llegar al suicidio, están todos los extremos, entonces hay que estar muy atentos. Una niña embarazada que tiene temor a declarar que la violó un tío, puede llegar al suicido”.

Castillo remarcó que se trabajaría además con un equipo evaluador: “En eso va tener apoyo de siquiatras, y matrona, para evaluar sus posibilidades emocionales, su entorno, para poder decirle las alternativas que puede decidir. Nosotros creemos que cada mujer tiene que tener esta posibilidad”.

Destacó también que, además de aprobar esta ley, se pretende reforzar la planificación del embarazo: Que no exista dificultades para el acceso de la píldora del día después, que no lleguen al embarazo. Ojalá que esta niña diga ‘me violó tal persona, por favor llévame a hacerme el tratamiento inmediato de anticonceptivo’, que no es abortivo”.

En cuanto a las otras dos causales, inviabilidad fetal y riesgo de la vida de la madre, la ministra destacó que se evalúa si tendrán o no plazos, “pero hay que tener mucho respeto al explicarle a la madre lo que significaría si uno interviene después de las 22 semanas de gestación. No hay que esconder nada frente a esta madre, que tiene que tomar una decisión informada y sin sesgo. Es importante que uno le diga: esto es, decida usted lo mejor, según sus principios, sus pensamientos religiosos y su entorno. Cualquiera que no quiera interrumpir su embarazo, bienvenida sea. Nosotros la acompañaremos hasta el parto, hasta que tenga el bebe incompatible con la vida y que pueda tenerlo en brazos, como lo han querido muchas mamás”.

Sobre la crítica de que con este Proyecto de ley se abre la puerta hacia lo que se ha llamado “aborto libre”, la ministra señaló que esa idea “no está en el ideario del Ejecutivo, no se ha discutido jamás en las propuestas de gobierno”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...