Militares enseñan a manejar armas de guerra a los niños en escuelas de la República Checa

Desde Praga, Radio Pressenza conversa con el activista de Mundo Sin Guerras y Sin Violencias, Gerardo Femina, quien viene denunciando la militarización que se está llevando adelante en algunas escuelas del país, donde militares vienen a enseñarles a utilizar armas de guerra a los niños y niñas.

En la República Checa los soldados del ejército han comenzado a recorrer las escuelas primarias en todo el país en un esfuerzo para introducir a los estudiantes a la vida militar. Los niños de 10 años de edad vienen siendo familiarizados y animados a jugar con ametralladoras. Estas terroríficas imágenes traen recuerdos de los regímenes totalitarios, en los que la educación acerca de la guerra y una visión militarista de la sociedad y la vida, se inculcaban en los niños desde una edad temprana.

Todo ello, además, se está produciendo justo en un momento en que Estados Unidos ha vuelto a ser testigo de un tiroteo masivo ocurrido en una escuela, y el propio Presidente es impotente para actuar en contra de la industria de las armas de gran alcance. Según el Archivo de Violencia con Armas, en 2015 los incidentes relacionados con armas solo en los EE.UU. ascendieron a 33,293. 8,514 personas perdieron la vida y 17,361 resultaron heridas. Entre los muertos había 486 niños menores de 11 años, y 1,687 entre los 12 y 17 años. ¿Es éste el modelo que queremos seguir?

Por supuesto, el Ministerio Checo de la Defensa presentó la iniciativa como un programa educativo, enfatizando el papel del ejército en la defensa de la nación, el valor del patriotismo y así sucesivamente; la misma vieja retórica hipócrita, a la que el análisis profundo de Tolstoi todavía se aplica: mientras que por un lado se habla mucho de la compasión, de la justicia, de la humanidad, lo que se apoya eficazmente, ya sea en silencio o explícitamente, es una sociedad basada en la violencia.

Esta iniciativa se puso en marcha en silencio, casi en secreto, hasta el punto de que los padres no estaban siquiera informados.

Tuve la oportunidad de escuchar a algunas madres que apenas podían creer lo que estaban viendo cuando las imágenes fueron publicadas en línea. Escucharon con horror los comentarios de sus hijos: «Se habló de la utilización de estas armas, de dispararles a los refugiados…» Una verdadera incitación a la violencia. Por supuesto, los maestros ahora dicen que los soldados nunca exhortaron a la violencia y el odio, y sin duda fue así. Pero teniendo en cuenta el estado de ánimo social en general, los comentarios racistas que se hacen en casa y la manipulación por parte de los medios de comunicación en su constante búsqueda de nuevos enemigos sociales, los alumnos seguramente interpretaron esta iniciativa «cultural y educativa» como un estímulo para usar la violencia. Tal vez este es el verdadero objetivo de la campaña: un gran esfuerzo de propaganda a favor del uso de la fuerza y la militarización de la sociedad.

Todo esto podría ser parte de un plan más amplio, de la que ya hemos visto los signos en marzo de este año con el llamado «desfile Dragón»: el tránsito de vehículos militares a través de varios países de Europa del Este, con saludos de banderas y soldados deteniéndose para saludar a la gente y mostrar sus armas a los niños. Algo así es hoy inimaginable en cualquier país occidental: este tipo de demostración solo es posible cuando otro país está ocupado o es liberado. ¡Hubiera constituido un delito y una humillación para esas naciones! A raíz de esto, el Parlamento checo trató de aprobar una nueva ley (que hasta el momento se había aplazado) para reintroducir el servicio militar obligatorio para hombres y mujeres por igual. Mientras tanto el gasto militar va en aumento, sobre todo para comprar armamento estadounidense a precios exorbitantes.

Hay que recordar que desde hace bastante tiempo EE.UU. ha comenzado a «usar» a los jóvenes de otras naciones para sus guerras, como los kenianos en Somalia y en Afganistán. Y así, en la guerra en Ucrania contra Rusia y todas los que todavía están por venir, podrían estar contando con los hombres y mujeres jóvenes de la República Checa. En realidad todo esto comenzó en las Países Bálticos, donde senadores estadounidenses están presentes para dirigir los ejércitos locales.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...