Miles de turcos protestan en Estambul contra un eventual viraje islámico

Temen que el actual régimen moderado abandone los principios laicos.El Ejército advirtió que podría intervenir si el Gobierno toma esa vía.

Todo esto en un clima de enfrentamiento entre el Ejecutivo islamista moderado y el Ejército, mientras sigue pendiente la elección del nuevo Presidente.

Es claro que amplios sectores de la sociedad turca temen que el ex islamista canciller turco y ahora único candidato a la Presidencia, Abdula Gul, obtenga en el Congreso su designación, a pesar de que en la votación del viernes no consiguió los votos requeridos. Necesitaba 367 y apenas logró 357, debido a un boicot de la oposición laica, que pidió a la Corte Constitucional la anulación de la votación, con el objetivo de lograr la convocatoria de comicios anticipados.

Horas después, el Estado Mayor del poderoso ejército turco publicó un comunicado -que la prensa bautizó como 'el memorándum de medianoche'- en el que acusó duramente al Gobierno de no defender los principios laicos de la República turca y recordó que está listo para actuar, en caso de necesidad.

El ejército turco -que se erige como garante del laicismo del país- ha intervenido en cuatro ocasiones en la vida política turca: en los tres golpes de Estado de 1960, 1971 y 1980, y cuando provocó la dimisión del primer gobierno pro islamista de la historia de Turquía, en 1997.

Pero a la Unión Europea, que le ha dado largas a la adhesión de este país al grupo, no le gustó el gesto de los militares: "El ejército turco debe dejar los asuntos políticos en manos del gobierno democráticamente elegido", dijo el comisario europeo de Ampliación, Ollie Rehn.

El gobierno del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, también rechazó el mensaje de los militares y dijo que el "Estado mayor estaba aún bajo las órdenes del primer ministro".

"Es inconcebible que en un Estado democrático y de Derecho, el Estado Mayor (…) haga (tales) afirmaciones", dijo el portavoz oficial Cemil Cicek, al recordar el compromiso del gobierno con los principios laicos.

"Es necesario que todos esperemos la decisión de la Corte Constitucional", declaró ayer Gul, para quien esa instancia, "hará sin duda alguna la mejor evaluación de la situación y tomará la decisión correcta".

Ante la presión, Gul, mano derecha de Erdogan, dijo: "Está fuera de lugar que yo retire mi candidatura, de una u otra forma".

'El imán se ha desmayado'

Una manifestación semejante ya reunió el 14 de abril en Ankara a entre 500.000 y 1,5 millones de personas, según las estimaciones. Los analistas señalaron que esa marcha influyó en la decisión del primer ministro Erdogan de renunciar a presentar su candidatura presidencial.

En la marcha de ayer, en un ambiente festivo, parejas de jóvenes, jubilados y familias enteras se opusieron a un gobierno que pasa por horas bajas tras la polémica primera votación presidencial.

"He venido aquí para defender el sistema laico y para oponerme al modelo islamista, porque pienso que nuestro régimen está en peligro", opinó Reyhan, una abogada de la localidad de Adapazar.

"Pienso que el presidente del Parlamento, el primer ministro y el presidente deben ser personas que respeten el régimen y el laicismo", añadió la letrada.

"Turquía se ha despertado y el imán se ha desmayado", gritaron los participantes en alusión al pasado del actual primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, en la escuela de instrucción de imanes.

"Sí, aquí todos somos musulmanes, pero otra cosa es utilizar la religión para la política", afirmó Mehmet Alí, un joven manifestante.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...