Miles de musulmanes huyen a Mauritania por la imposición a sangre y fuego de la Sharía

Los refugiados dan testimonio de la llegada al norte de Malí de yihadistas extranjeros, que desean reproducir otro Afganistán

Decenas de miles de malienses musulmanes, procedentes de las regiones del norte "conquistadas" por los islamistas, continúan afluyendo a los campamentos montados por la ONU al otro lado de la frontera con Mozambique. Huyen de la aplicación rigurosa de la Sharía, la ley islámica, que sólo adquirió notoriedad internacional cuando los grupos cercanos a Al Qaida comenzaron a destruir viejos monumentos en Tombuctú.

Según un enviado especial de "The New York Times" a Mbera (Mauritania), donde se ha levantado un campamento que acoge a unos 92.000 refugiados del norte de Malí, los testimonios de los que han huido confirman la llegada a esa región de combatientes islamistas de muchas nacionalidades.

Las condiciones en Mbera son malas. Muchos refugiados están enfermos y los alimentos son escasos. Pero todos coinciden en que la situación en sus localidades de origen -Timbuktu, Goundam, Gao y Kidal- eran mucho más lamentables. Los testimonios de cárcel, agresiones y latigazos en la vía pública por ofensas a la Sharía son constantes.

Cobijados en las tiendas con los colores azul y blanco de la ONU, muchos malienses hablan de la irrupción en las últimas semanas de hombres armados de muchas razas, lenguas y nacionalidades -"negros, amarillos, blancos", dice un refugiado al "Times"- que controlan las calles. Son yihadistas afganos, nigerianos y paquistaníes.

Los expertos norteamericanos en terrorismo señalan el riesgo de que Malí se convierta en un imán para los islamistas armados, deseosos de recrear en el Africa negra un estado islamista similar al de los talibanes en Afganistán.

Una "patrulla policial" islamista en Gao, en el norte de Malí. AFP

Archivos de imagen relacionados

  • Policia islamista Mali
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...