Miembros la Guardia Civil de Oviedo con su teniente coronel al frente, en la procesión de la «Real» Cofradía del Silencio

«El silencio ante la cruz es recogimiento, y en silencio iniciamos nuestra estación de penitencia». De esta manera, el párroco de la iglesia de Santa María la Real de la Corte, José Ramón Garcés, desde el altar, anunciaba a los cofrades de la Real Cofradía del Silencio y Santa Cruz, la salida de sus tres pasos del interior del templo. Esta es la única cofradía de Oviedo que tiene el privilegio de ser Real, un título que le fue concedido a finales del año pasado por el Rey Felipe VI.

Tres cuartos de hora antes del inicio de la procesión, sus integrantes ya estaban afinando sus instrumentos en las inmediaciones de la iglesia parroquial. Damas de mantilla, miembros la Guardia Civil con su teniente coronel al frente, Luis Germán Avilés, encapuchados, penitentes y cientos de gente de fe vivieron ayer en silencio esta procesión.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...