Michael Cook: «No hay duda de que el Corán aprueba el uso de la violencia»

(1940, Nottinghamshire, Gran Bretaña). Considerado uno de los más importantes historiadores contemporáneos del islam, ha dirigido la monumental The New Cambridge History of Islam (seis tomos). Acaba de ser galardonado con el prestigioso premio Balzan.

Usted ha estudiado en profundidad el precepto musulmán que ordena a los seguidores de esa religión hacer el bien y prohibir el mal…

Sí, así es. Es un principio que está en vigor desde hace siglos hasta hoy, y que es fuente de discusión entre los académicos.

Pero ese precepto de intervenir para hacer el bien y evitar el mal, ¿es exclusivo del islam?

No. Existen preceptos similares en otras religiones monoteístas como el judaísmo o el cristianismo. Pero en el islam ese principio está más elaborado y, aunque no es exclusivo de esa religión, tiene sus propias particularidades.

¿Y cuál es la principal diferencia?

Bueno, en el islam la intervención para hacer el bien y para evitar el mal puede ser física, puede ir acompañada de violencia.

¿Ese precepto musulmán puede justificar entonces los ataques terroristas de radicales islámicos que hemos visto en los últimos años?

No. Los ataques terroristas que hemos visto por ejemplo en Estados Unidos o en Europa se cometieron bajo la etiqueta de la yihad. Pero cuando en los años 30 los Hermanos Musulmanes en Egipto entraban en las tiendas que vendían alcohol y rompían las botellas sí que lo hacían guiados por el principio de evitar el mal.

¿Considera al islam una religión violenta?

Considero a los humanos una especie violenta. Y no me parece que haya una enorme diferencia en la actualidad entre el nivel de violencia en el mundo islámico y en otras partes del mundo. Considere por ejemplo el cristianismo: en los Evangelios hay una especie de llamada a los cristianos a seguir un principio pacifista, pero los cristianos no siempre han sido pacifistas y de hecho lo han justificado con pasajes del Antiguo Testamento. Lo que está claro es que la yihad obviamente supone el respaldo religioso a cierto tipo de violencia y en la medida en que haya personas que responden a esa yihad, esa violencia es muy visible.

Si Mahoma volviera a la vida, ¿reconocería el islam como la religión que él fundó?

Todas las religiones han cambiado mucho. Mahoma reconocería el Corán y muchas cosas del islam le resultarían familiares, pero estoy seguro de que habría otras que le parecerían muy desconocidas. Pero no tengo ninguna duda de que lo mismo le ocurriría a Jesucristo y a Buda.

Hace 50 años nadie se podía imaginar que el islam iba a tener la importancia que tiene hoy. ¿A qué se debe?

Realmente no sé la respuesta. Lo que le puedo decir es que, obviamente, cuando el mundo occidental impacta con el mundo musulmán, una de las repuestas es el islam. Pero no sé por qué ese giro tan fuerte hacia el islam llegó a fines del siglo XX y no en la primera mitad del siglo XX o finales del siglo XIX. No lo sé. Tal vez se deba al problema que para los países musulmanes supuso obtener la independencia en la primera mitad del siglo XX. Y la forma de reclamar la independencia de Occidente era hablar en un idioma nacionalista.

Usted que ha leído el Corán numerosas veces, ¿considera que aprueba la violencia?

Sin ninguna duda, el Corán habla en numerosas ocasiones de combatir a los infieles. Y, en ese sentido, está claro que aprueba el uso de la violencia.

Y esa violencia que aprueba el Corán, ¿sería violencia defensiva como reacción tras sufrir un ataque o violencia ofensiva?

Estudiando el Corán, ésa es una cuestión que no se aclara. En el Corán hay versos en los que se entrevé que esa violencia puede ser defensiva y otros en los que se puede interpretar como violencia ofensiva. La tradición escolástica generalmente ha sentenciado de manera fuerte que se trata de una violencia defensiva, pero también puede ser ofensiva.

¿Y el Corán es machista?

Sí y no. En el Corán hay versos que de manera muy obvia establecen que son los hombres los que deben de manejar a las mujeres y hay incluso un verso en el que Alá le dice a un marido cómo debe actuar ante su esposa rebelde, lo que incluye pegarla. Pero, por otro lado, hay una historia muy bonita sobre una de las esposas del Profeta, una mujer con mucha seguridad en sí misma y que decía lo que pensaba sin inhibirse. Y esa mujer, en referencia a las revelaciones del Corán, se queja de que éstas sólo hablan de hombres, hombres y más hombres, y se pregunta que qué pasa con las mujeres. En el cielo deciden arreglarlo y envían un verso que habla de hombres creyentes y mujeres creyentes, de hombres piadosos y mujeres piadosas, colocando a hombres y mujeres en el mismo nivel.

¿El Corán aprueba que un hombre pegue a su mujer?

En el Corán se cuenta una historia, no precisamente bonita, sobre un musulmán que en tiempos del Profeta pega a su mujer. Ella se queja ante el Profeta y el Profeta está a punto de decir que ella puede devolverle el golpe y pegarle a él. Pero entonces desde el cielo Alá envía un verso que autoriza a que un hombre pegue a su mujer y el Profeta sentencia que él quería una cosa pero el cielo ha decidido otra. El Corán siempre se interpreta, y las interpretaciones pueden ir en diferentes direcciones. Y algunas interpretaciones aceptan que un hombre pegue a su mujer, pero sin romperle ningún hueso. Hay interpretaciones que hablan de que un hombre puede pegar a su mujer pero sólo con un palillo del que se usa para limpiarse los dientes. Además, la tradición asegura que el Profeta nunca pegó a ninguna de sus mujeres. Así que hay bastante ambigüedad sobre el asunto.

¿Pero considera que en la mayoría de países musulmanes las mujeres tienen hoy los mismos derechos que los hombres?

No, eso está muy claro. Pero hay muchas variaciones. En Turquía, un país con fuertes raíces seculares, hombres y mujeres son iguales de cara a la ley. Sin embargo, todavía hay una actitud de superioridad masculina en muchas normas culturales.

¿Qué no sabe del islam y le gustaría saber?

Me gustaría saber más sobre los orígenes del islam. Si se encontrara por ejemplo el diario de uno de los compañeros de Mahoma sería realmente fascinante.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...