Mi obra no denuncia el islam, sino toda forma de totalitarismo: Alberto Castillo

El sometimiento que pesa sobre la mujer musulmana y su deber de obediencia al islam es el eje de la obra Fatwa: decir lo que piensas es peligroso, que será estrenada en el foro La Gruta del Centro Cultural Helénico.

Escrito y dirigido por Alberto Castillo, el montaje presenta a Ayaan Hirsi Ali, quien fue protagonista de un caso real sucedido en Holanda, el cual es retomado por el autor a partir de fuentes periodísticas.

Fatwa… presenta a una mujer, hija de un clan musulmán, quien logró escapar de la marginación, la muerte y la obediencia que debía guardar bajo los preceptos de Alá.

El texto versa, entre otros aspectos, sobre el cuestionamiento de las religiones y su percepción de Dios, su repercusión en el desarrollo de los individuos, así como la recreación de vejaciones físicas y sicológicas infligidas a las mujeres.

Por ello la constante en el montaje es la utilización de la burka que cubre de la cabeza a los pies a las actrices Mariana Gajá y Pilar Cerecedo, para referirse al atuendo que oculta a las mujeres de otras latitudes y no permite que ni el cabello se vea.

Persecución en Holanda

La historia, dijo Alberto Castillo, explora la vida de Ayaan Hirsi Ali, quien llegó a ser diputada al Parlamento holandés, y se narra en escena de manera no lineal, sino mediante varios personajes encarnados por ambas actrices, quienes intercalan momentos y situaciones de Ayaan relacionados con su entorno familiar, social, político y religioso.

Esos momentos dramáticos aluden a la violación sufrida por Ayaan, perpetrada por un tío paterno; la dolorosa ablación de clítoris a la que fue sometida bajo la supervisión de la abuela; el abandono despótico del padre, el matrimonio arreglado que debió acatar y su renuncia a la religión tras manifestarse atea. Por tal razón el dictado de la fatwa persiguió siempre a Ayaan Hirsi Ali.

En escena se recrea la tarde en que sostuvo una charla con el cineasta Theo van Gogh –sobrino nieto del pintor holandés Vicent van Gogh– y declaró que el islam requería de una renovación, puesto que sus prácticas promovían el maltrato y la sujeción en perjuicio de las mujeres.

La respuesta inmediata fue el asesinato del cineasta a manos de un extremista musulmán, quien dejó una carta amenazante. Además Hirsi Ali fue despojada de la nacionalidad holandesa y condenada de nuevo a la persecución y a huir.

 “Una mujer sola –repite Mariana Gajá en el escenario– es un trozo de carne arrojado en la tierra que después comenzará a apestarse y pudrirse y, en poco tiempo, quedará sólo una mancha ennegrecida.”

Los recursos escénicos son dos sillas, una mesa, un juego de luces, música y dos rampas que de manera metáforica conducen al ámbito divino.

Esta obra no es una denuncia contra los musulmanes y el islam, sino contra todo tipo de totalitarismo, explicó Alberto Castillo.

Amar la vida, ser valiente y luchar

La fatwa contra Ayaan Hirsi Ali, manifestó Castillo, no sólo es su historia sino refleja aspectos poco conocidos de un país, sus pobladores, migrantes y todas aquellas personas que se han visto trastocadas por el poder aplastante de las palabras y el intento de otros por silenciarlas de manera violenta. Además, agregó, las fatwas “son un dictado que nunca prescribe.

“Las fatwas no son sólo de persecución y muerte si se ofende gravemente al islam, sino de reglas para el vestir o cómo debe ser un comportamiento público.”

Para Mariana Gajá, la obra es muy particular, porque tiene gran cantidad de texto y no hay tanta trama. También tiene mucha información y representar esas ideas es muy complicado y más abstracto; es un montaje que seguiremos explorando, porque no es una historia lineal y cambiamos personajes.

El mensaje del personaje, prosigue la actriz, es de amar la vida, ser valiente y luchar. Es un ejemplo para pensar: aunque todo esté en mi contra, puedo salir adelante.

La obra sobre Ayaan Hirsi Ali no está dirigida contra los hombres, sino a todos los seres humanos para que reflexionen sobre las agresiones intrafamiliares, violencia e incluso comercio de niños que suceden en cualquier lugar.

Ayaan Hirsi Ali, puntualizó Gajá, fue una mujer brillante, pero sucumbió a la arrogancia cuando no pudo controlar la fama.

El montaje de Fatwa: decir lo que piensas es peligroso se presentará los sábados a las 19 horas en el Foro La Gruta, a partir del 5 de septiembre, en el Centro Cultural Helénico que se ubica en avenida Revolución 1500, colonia Guadalupe Inn.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...