Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

“Mi Iglesia, Señor, es la que sigue discriminando a homosexuales, a mujeres, a laicos”

“Es la mega institución incapaz de moverse un milímetro, aterrada de perder el poder terrenal, la que esconde abusos y la corrompida por el dinero”

“Pero Señor, tu Iglesia, que es mi madre, también es amor y acogida. Es una Iglesia que no juzga, abre los brazos para amar, escucha la voz de las mujeres y empieza a hacerles hueco, su hueco necesario, despacio, es verdad”

“Es la Iglesia que te pide que la hagas instrumento de tu paz, la que ora ante una basílica derruida en Mosul, la Iglesia de las Bienaventuranzas y de tu preferencia por los más pequeños”

“Es la Iglesia que está en salida, la que trabaja por la fraternidad y la que cuida tu Creación, es la Iglesia de los márgenes y es la Iglesia de la Misericordia”

“Soy tuyo. Todo yo. Con mis pecados, pero también con esos ínfimos destellos de santidad que tenemos todos tus hijos e hijas”

Su Eminencia, un señor que tiene constantemente al Espíritu de Dios sobre su cabeza, que para eso viste sotana y fajín de seda roja, ha hablado, ha sentenciado una vez más, siempre ha sido así, que ese amor desordenado no puede bendecirse, no es digno del amor de Dios, no es posible alabar al Señor con ese amor.

¿Qué pintas tú ahí? No es la primera vez ni el único motivo por el que la pregunta surge en conversaciones con amigos, familia. Y pienso, lo medito, y una vez más, Señor, me pongo ante ti y te lo digo. Porque solo a ti puedo decirte esto. Porque ya conoces lo que voy a decirte.

Mi Iglesia, Señor, es la que sigue discriminando a homosexuales, a mujeres, a laicos. Es la mega institución incapaz de moverse un milímetro, aterrada de perder el poder terrenal, la que esconde abusos y la corrompida por el dinero. Es la Iglesia de curas y monjas señores, de feudalismo contemporáneo, de servidumbre, de “cállate que tú no eres cura”, de púlpitos para arengas políticas.

Gays en el Vaticano
Gays en el Vaticano

Es la Iglesia de mármol y piedras preciosas, de Estado, con Jefe de Estado y ministros que se llaman de otra manera, con más boato e incienso, de himnos y revista de tropas. Es la Iglesia de piedra, Señor, inamovible, fría.

Y yo soy parte de ella, de tu Iglesia, y en más ocasiones de las que pienso comparto todo esto con ella. Yo también discrimino, me aferro a mis posiciones, tengo miedo, miro hacia otro lado y abuso, miro mi cartilla como si de ella dependiese mi salvación.

Pero Señor, tu Iglesia, que es mi madre, también es amor y acogida. Es una Iglesia que no juzga, abre los brazos para amar, escucha la voz de las mujeres y empieza a hacerles hueco, su hueco necesario, despacio, es verdad. Es la Iglesia que celebra tu Palabra sin un cura, en Amazonas, en Europa, o donde sea. Es la Iglesia que se reúne en tu nombre, te celebra, te alaba, te pide perdón, te da las gracias.

Papa

Es la Iglesia del salmista, capaz de vivir todo contigo, su alegría y su sufrimiento, su espiritualidad y su corporeidad, su santidad y su pecado. Es la Iglesia de tu mirada a Zaqueo, de buscarnos, Señor, de llamarnos y de invitarnos a seguirte. Y también es tu mirada a Pedro después de negarte, esa mirada que nos rompe con su amor extremo, que no somos capaces de comprender desde nuestra limitación tan terrena y tan poco real.

Sigue leyendo el artículo en su fuente, Religión Digital.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share