México: Voluntad Anticipada es un derecho a la protección y dignidad

La Secretaria de Salud de la CDMX, Oliva López Arellano, y el presidente del Colegio de Notarios de la Ciudad de México, Marco Antonio Ruiz Aguirre, firmaron hoy el Convenio en materia de Voluntad Anticipada en el marco del 11º Aniversario de la Ley correspondiente.

En evento realizado en el Auditorio de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, y acompañados por el Subsecretario de Prestación de Servicios Médicos e Insumos, Juan Manuel Esteban Castro Albarrán, además del Director General de Servicios de Salud, Jorge Alfredo Ochoa Moreno, la titular de la dependencia resaltó que el Convenio se da en una perspectiva de Ciudad de derechos, en especial en términos de salud.
La Constitución de la Ciudad de México, dijo, es una cobertura normativa que permite avanzar en una perspectiva de vida y muerte digna, y en ese ámbito es donde se inscribe la firma del documento.
Al respecto, “la Ciudad de México tiene una enorme complejidad epidemióloga y el peso de la enfermedad crónica. Tal y como está argumentado en el Convenio que acabamos de firmar, la prolongación de la vida en condiciones muy difíciles y el desarrollo científico-técnico, justamente nos colocan frente a un conjunto de requerimientos que nos obligan a tener posturas éticas en la lógica de derechos humanos, de laicidad, de defensa de la vida digna como de la muerte digna”, enfatizó López Arellano.
El presidente del Colegio de Notarios de la Ciudad, Marco Antonio Ruiz Aguirre, subrayó que el documento de Voluntad Anticipada es una manera de fomentar y promover la cultura de la prevención y la legalidad, lo que calificó de “sinónimo de esperanza para quienes deciden realizarlo”. Es un documento de previsión que la ciudadanía debe realizar para adelantarnos a una enfermedad sin posibilidades de recuperar la salud, añadió.
Ruiz Aguirre agregó que, desde que la ley está vigente, se han firmado cerca de 12 mil documentos, de los cuales 75 por ciento se signaron ante notario y el resto ante instituciones de salud. “Es precisamente en el entorno de la oficina de notario donde, en un ambiente de pleno uso de sus facultades de autonomía de la voluntad, la persona decide y nombra a su representante que en su momento tomará su decisión. Es importante señalar que este documento no es eutanasia, es un documento para evitar que la vida se extienda de manera agónica con la utilización de medidas extraordinarias”, finalizó.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...