Metaanálisis proporciona fuerte evidencia de una relación negativa entre inteligencia y religiosidad

Una nueva investigación produce gran evidencia sobre la existencia de una relación negativa entre religiosidad y la inteligencia (Zuckerman, Li, Lin, & Hall, 2019).

La religiosidad es un fenómeno generalizado. Su influencia se puede sentir en todas las esferas de la vida. Sin embargo, una parte considerable de la población se define a sí misma como atea. ¿Por qué algunas personas deciden no ser religiosas?” se pregunta Miron Zuckerman, autor del estudio.

Zuckerman y sus colegas realizaron previamente un metanálisis de 63 estudios, en el que encontraron “una relación negativa confiable entre inteligencia y religiosidad” (Zuckerman, Silberman, & Hall, 2013). En otras palabras, las personas religiosas tienden a ser menos inteligentes que las personas no religiosas en promedio.

Pero ese hallazgo provocó una gran controversia. “Los comentarios en los medios variaron desde expresiones de sorpresa y curiosidad hasta escepticismo o incluso desdén por lo que realmente miden las pruebas de inteligencia,” escribieron los investigadores en su nuevo estudio.

Entonces Zuckerman y sus colegas decidieron realizar otro análisis con datos actualizados. “Recopilar nuevos datos para determinar la validez de los hallazgos anteriores es crucial para la ciencia en cualquier momento, pero especialmente cuando el tema es socialmente relevante y emocionalmente cargado,” explicaron.

El nuevo metanálisis, que incluyó datos de 61 estudios del metanálisis anterior y nuevos datos de 22 estudios realizados entre 2012 y 2018, confirmó los hallazgos anteriores. Tampoco encontró evidencia de que la relación negativa entre religiosidad e inteligencia se debilitara en los últimos años.

Los resultados se basaron en datos de más de 110.000 participantes en total.

“La evidencia de que existe una relación negativa entre inteligencia y religiosidad es muy fuerte. Pero el tamaño del efecto de la relación es pequeño. Esto significa que hay factores además de la inteligencia que explican por qué las personas son o no religiosas. También significa que, aunque las personas más inteligentes tienden a ser menos religiosas en promedio, predecir la religiosidad de la inteligencia para los individuos es falible,” dijo Zuckerman.

Los investigadores también encontraron evidencia de que los estilos cognitivos explicaban algunas de las relaciones entre religiosidad e inteligencia. En particular, un estilo de pensamiento analítico (en oposición al intuitivo) estaba relacionado tanto con una mayor inteligencia como con una religiosidad reducida.

“Aunque presentamos razones para la relación negativa, la evidencia empírica de estas explicaciones no es definitiva”, dijo Zuckerman.

Además, la mayoría de los estudios se realizaron en los Estados Unidos. No está claro si los hallazgos se aplican a las religiones orientales como el budismo y el hinduismo.

Referencia bibliográfica:

Zuckerman, M., Li, C., Lin, S., & Hall, J. A. (2019). The Negative Intelligence–Religiosity Relation: New and Confirming Evidence. Personality and Social Psychology Bulletin, p. 014616721987912. https://doi.org/10.1177/0146167219879122

Zuckerman, M., Silberman, J., & Hall, J. A. (2013). The relation between intelligence and religiosity: a meta-analysis and some proposed explanations. Personality and Social Psychology Review: An Official Journal of the Society for Personality and Social Psychology, Inc, 17(4), 325-354. https://doi.org/10.1177/1088868313497266

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...