Menos religión en los colegios vascos

Sólo 3 de cada 10 alumnos de la red pública y el 51% del total dan la materia, en retroceso en la última década

Alumnos religion Euskadi
La Religión sigue perdiendo fieles en las aulas a un ritmo lento, pero constante. En el actual curso académico, la mitad de los alumnos vascos matriculados en Primaria y Secundaria -un 10% menos que hace una década- han elegido esta asignatura, que es de oferta obligatoria para los centros y de elección voluntaria para las familias. Los colegios e institutos de la red pública son los que más acusan esta tendencia a la baja: apenas tres de cada diez escolares cursan ya esta materia optativa. En la ESO, la proporción se reduce a sólo dos de cada diez. A tenor de estas cifras, Euskadi se sitúa muy por debajo de la media española, según la cual el 70% del alumnado opta por recibir las enseñanzas católicas.
Aunque las autoridades educativas ofrecen a los padres la posibilidad de elegir otros cultos, el 99,9% de las familias vascas que eligen Religión optan por la doctrina emanada de la Iglesia de Roma. A la hora de formalizar la matrícula, los progenitores pueden marcar también la confesión judía, islámica o evangélica, aunque sólo en estas dos últimas las peticiones han sido suficientemente numerosas -34 y 26 alumnos, respectivamente- para designar un profesor. Los escolares que no eligen Religión ni Historia y Cultura de las Religiones (esta opción sólo en ESO) dedican ese tiempo a otro tipo de actividades educativas, siempre y cuando no formen parte del currículum obligatorio. Sólo las escuelas sin demanda pueden destinar esas horas a reforzar otras asignaturas.
En números absolutos, 93.728 alumnos de un total de 183.424 cursan enseñanzas religiosas en Primaria y Secundaria. Se trata del 51% de los escolares; aunque, discriminando por redes, la proporción en la pública desciende hasta el 28,9% mientras que en la concertada sube hasta el 71,5%. En el caso de los alumnos de la ESO de centros dependientes de la Administración, la presencia de la Religión católica es prácticamente testimonial, con apenas el 20% del alumnado cursando la materia. El descenso es lento, pero progresivo y continuado: hace una década, seis de cada diez estudiantes de Primaria o ESO se aplicaban en clase con las enseñanzas de la Biblia y el Catecismo.
En el caso del Bachillerato, el panorama es aún más desalentador para quienes defienden el mantenimiento de la formación en materia religiosa dentro del contenido curricular. El decreto emitido el curso pasado por el anterior Gobierno Vasco, que eliminó la asignatura alternativa en el caso de este ciclo de enseñanza no obligatoria -los obispos de Euskadi se rebelaron contra la medida y la llevaron ante los tribunales-, ha supuesto casi su sentencia de muerte. La caída ha ido en picado: en el actual curso académico, 379 chavales cursan esta asignatura en institutos públicos, mientras que el año pasado, antes de la vigencia de la citada normativa, eran 800. En los colegios privados, los alumnos apuntados a Religión suman 4.362.
La crisis de 'vocaciones' en las aulas es una tónica general del sistema educativo, aunque en el País Vasco es más pronunciada que en el resto de las comunidades. De hecho, el porcentaje de alumnado que opta por estudiar Religión está 20 puntos por debajo (70,4% frente a 51%). En la red pública, la diferencia es todavía más significativa: mientras en el conjunto de España el 76% de los escolares de Primaria cursa esta asignatura, en Euskadi apenas lo hace un 33%. En Secundaria, la tasa de alumnos de Religión se reduce a más de la mitad (21% frente a la media estatal del 46%)
¿Por qué el descenso es más acusado en el País Vasco? La asociación de profesores de Religión Erelgune y la agrupación de familias Bagara apuntan al «interés» por parte de las autoridades educativas, algunos centros de la red pública y la federación de padres y madres Ehige -que hace unos años emprendió una campaña por una escuela laica- por «tratar de desanimar a los padres para que elijan esta opción». Según el presidente de Bagara, Ramiro Pascual, muchas escuelas someten a los padres al dilema de tener que elegir entre Religión o que sus hijos «tengan la oportunidad de dedicar esas horas a reforzar otras materias curriculares». «Eso es una falacia», sostiene. «Nosotros tratamos de que no se borre definitivamente la clase de Religión de la escuela pública. Se está perdiendo la oportunidad de educar en valores en pro de una escuela laica. Además, es imposible explicar la historia de Europa fuera de un contexto religioso».
Docentes sin transferir
La asociación de profesores Erelgune, por su parte, acusa al Ministerio de Educación de no atender todas las demandas en centros de Primaria, ya que no contrata el personal suficiente. Este colectivo laboral, junto con los profesores de prisiones, es el único que continúa pendiente de transferir al Gobierno Vasco por parte del Ejecutivo central.
Tanto Erelgune como los sindicatos de enseñanza ELA, LSB-USO, CC OO y FETE-UGT llevan años reclamando que estos profesores pasen a depender de la Administración autonómica. Su situación es de «total precariedad laboral», con contratos indefinidos en función de las necesidades del momento y retrasos para cubrir las bajas. «Su estabilidad laboral normalizaría la situación en muchos centros no sólo del profesorado, sino de la misma asignatura», dicen desde Erelgune.
El problema de los 205 docentes ha llegado hasta el Parlamento Vasco. Hace pocas fechas, la Cámara acordó, con los votos del PNV, PSE y PP, instar al Gobierno de Patxi López a transferir «en el plazo más breve posible» a estos profesionales, que cobran unos 500 euros brutos mensuales menos que sus compañeros dependientes del Ejecutivo autonómico. Según el sindicato ELA, la «patata caliente» está ahora en manos del propio lehendakari, puesto que tanto el Departamento de Educación como el Ministerio «han cumplimentado todos los informes y gestiones previas».
El Parlamento, en este caso por unanimidad, también reclamó que estos docentes puedan acogerse al programa Irale de euskaldunización. Y es en este punto donde las cosas han cambiado. En la convocatoria para el próximo curso, cuyo plazo de inscripción finaliza mañana, el Gobierno vasco ha admitido ya las solicitudes de estos profesores, para que puedan ser liberados de su actividad docente y puedan ajustarse al perfil lingüístico requerido si la transferencia se produce para entonces.

Archivos de imagen relacionados

  • Alumnos religion Euskadi
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...