Menos de la mitad de los que se declaran católicos marcan la casilla del IRPF a la Iglesia católica

Un año más es la Conferencia Episcopal la que ofrece los datos de la asignación tributaria y no el Ministerio de Hacienda o la Agencia Tributaria. Otra forma más de contribuir la Administración Pública al confesionalismo que rodea la asignación tributaria.

Conviene recordar, una vez más, que ese dinero recaudado por la Agencia Tributaria, no es como ocurre en Alemania, una aportación que realiza el contribuyente aumentando de ese modo su aportación y manteniendo intacto su ingreso impositivo al fisco. En España es una reducción de los ingresos fiscales de ese contribuyente y un traslado de los mismos a una entidad particular como la Iglesia católica, que utiliza este procedimiento para «camuflar» lo que es una financiación pública del Estado.

Solo el 32 % de los contribuyentes ha marcado la casilla de la Iglesia católica en la declaración de la renta. Según datos del CIS correspondientes al barómetro de enero de 2020 se declaran católicos el 67 %, y en la época de presentación del impuesto, los barómetros del CIS oscilaban en torno al 68 %. Por tanto menos de la mitad, en términos estadísticos, han marcado la x a la Iglesia católica.

Datos aportados por la Conferencia Episcopal:

El número de declaraciones a favor de la Iglesia ha sido de 7.191.387. Teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas, más de 8,5 millones de contribuyentes destinan a la Iglesia el 0,7% de sus impuestos. Esto supone que el porcentaje de asignación asciende al 32,32%.

Durante la campaña de la renta, 26.885 nuevas declaraciones marcaron la X de la Iglesia, lo que expresa el respaldo social y personal a la labor desarrollada por las instituciones religiosas. En general, el que marca la casilla no solo repite año a año, y cada año nuevos contribuyente marcan la casilla de la X por primera vez.

En relación a las cantidades, en la declaración de 2019 la cantidad destinada por los contribuyentes a la Iglesia católica aumenta en 16,6 millones y alcanza los 284,4 millones de euros, un incremento del 6,19% con respecto al año anterior. Es la cifra más alta desde el comienzo del actual sistema de asignación tributaria en 2007.

El aumento de la cantidad que los españoles destinan de sus impuestos a favor de la Iglesia católica en los últimos tres años se debe a la evolución de la situación económica en España, con un aumento significativo tanto del número de contribuyentes que realizan la declaración como de la renta declarada por los contribuyentes.

Esto significa que la Iglesia católica cuenta con más recursos para continuar con su actividad asistencial, educativa, evangelizadora, cultural y de servicio al conjunto de la sociedad.

Datos por Comunidades autónomas

La cantidad recaudada a favor de la Iglesia crece en todas las comunidades autónomas sin excepción, y en nueve de ellas, además, se constata también una subida del número de contribuyentes que marcan la X. Sobre todo, en Madrid, Andalucía, Murcia y Canarias. Por el contrario, Cataluña registra el mayor descenso.

Las regiones donde mayor porcentaje de personas decide colaborar con su IRPF al sostenimiento de la Iglesia son Castilla La Mancha (45%), La Rioja (44,9%), Extremadura (44%), Murcia (43,8%) y Castilla y León (42,2%). Casi la mitad de las declaraciones optan por sostener la labor de las entidades religiosas. En el otro extremo, Canarias (25,95%), Galicia (24.9%) y Cataluña (17,43%) marcan las tasas más bajas de asignación.

Datos en relación a otras variables

Las aportaciones a la Iglesia en la declaración de la renta se presentan también según otras variables. Por edades, el tramo de edad que más marca la X en la Declaración de la Renta es el de los contribuyentes entre 40 y 60 años. Los jóvenes menores de 19 años también lo hacen por encima del 32,6% y entre los de 20 y 29 años se han incorporado 10.000 nuevas declaraciones, indicadores ambos de la implicación de las nuevas generaciones.

En cuanto al sexo del declarante (o del primero en declaraciones conjuntas), las mujeres siguen siendo más proclives a poner la X. Lo hace un 34,90%, frente al 32,6% de los hombres. También son más las liquidaciones individuales a favor de la Iglesia que las conjuntas: un 34,02% frente a un 26,46%.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...