Mejor sin religiones

Desde hace años, tras largas y complejas reflexiones, he llegado a una conclusión: viviríamos mejor sin religiones. En el siglo XVII, Pascal -el matemático, físico, filósofo y escritor del periodo clásico francés- afirmaba que en aras de la supertición religiosa, se había masacrado a la raza humana. Las religiones, como sabemos, conllevan intolerancia, violencia dogmática, perpetuación de ideas retrógradas, ansias de poder; no suelen basarse en planteamientos éticos, sino en primitivas ideas sin fundamento lógico que sostengan un dogmatismo rancio, carente de sentido, que solo alcanza a gentes sin formación académica alguna, a políticos hipócritas que se retratan junto a esos folclóricos iconos de la fe institucionalizada, a organizaciones monárquicas o pseudoespirituales que se apoyan en las religiones (católica, anglicana, protestante, musulmana, judía), como estrategia para que ambas -iglesias y monarquías- se consoliden en una alianza oscurantista cuyo sempiterno objetivo persigue la perpetuación de un poder no democrático, sino divino, que se financia con el dinero de todos los ciudadanos. En este mismo sentido se ha manifestado Erich Fromm, destacado psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista de origen judeoalemán. Basta con leer libros de historia (en vez de leer el ¡Hola! o el Pronto) para verificar que, en aras de la fe institucionalizada, las luchas religiosas se han materializado en guerras que han ocasionado millones de cadáveres

——————————————

En el colegio habría que enseñar ética, pero no religión; como afirmara Fernando Savater (Ética para Amador), la ética nos hace falta para lograr un mundo mejor, mientras que las religiones quedan -o deberían quedar- restringidas al ámbito estrictamente privado; se utilizan, no obstante, para embrutecer a las clases más deprimidas, sin formación académica alguna, que aún se creen aquello de que lindos elefantes de color celeste volarán non-stop hasta ese jardín del Edén prometido (¿estará cerca del Vaticano, por cierto?) después  de una frenética visita a Lourdes o habiendo tomado un baño ritual en el apestoso río Ganges…

Artículo publicado en dos partes en "Palabra de Lector" del periódico Canarias7, en fechas 5/10/2013 y 7/10/2013. 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...