Medios de comunicación, propaganda y religión

Todo congreso es una oportunidad para actualizarse en campos de investigación propios o ajenos, mas consideramos que la apuesta del Congreso Posguerras por líneas emergentes en la comprensión de escenarios postconflicto y por aglutinar enfoques a menudo dispersos enfatiza dicha actualización. Compleja pero gratificante, se nos plantea la tarea de realizar un balance de las comunicaciones y de los debates generados en la mesa-taller de aquel 4 de abril de 2014. Once autores/as participaron con nueve comunicaciones que desgranaremos en estas páginas. Como coordinadores de la mesa Medios de comunicación, propaganda y religión, nuestro planteamiento focalizaba el papel determinante que la Iglesia y la religión (católica) desempeñaron desde la sublevación militar del 18 de julio de 1936 hasta la firma del Concordato entre el Estado Español y la Santa Sede el 27 de agosto de 1953 que, junto con la firma de los Pactos de Madrid el 26 de septiembre del mismo año entre los EE.UU y el Estado Español,supusieron el fin del aislamiento internacional para el régimen de Franco. El factor religioso como elemento legitimador de los sublevados para la contienda militar y como vertebrador, junto con el nacionalismo, de los presupuestos ideológicos del Estado naciente, exigen un tratamiento especializado de la cuestión religiosa; así lo requiere su potencial movilizador, aglutinante (u homogeneizante), socializador y nacionalizador sobre el conjunto de la sociedad, así como aquellas entidades católicas que tuvieron protagonismo en la difusión y puesta en marcha de los presupuestos ideológicos abanderados, por la institución eclesiástica y las autoridades del Nuevo Estado, en connivencia, durante la Guerra y la posguerra.

El catolicismo se mostró como uno de los elementos que mayor actividad desplegó durante el conflicto: la construcción ideológica de la guerra como Cruzada,conceptualizado y oficializado por Enrique Plá y Deniel en la ya célebre pastoral Las dos ciudades del 30 de septiembre de 1936, la consolidación del nacionalcatolicismo como ideología del Nuevo Estado, el papel desempeñado por las jerarquías eclesiásticas a través de sus pastorales, la labor de todas las ramas del catolicismo seglar, hacen que el imaginario colectivo del catolicismo quede marcado por la guerra, preparado y articulado para una situación de posguerra en la que se producirán continuidades y rupturas importantes. Por ello, es fundamental rastrear la actividad de periodistas, diplomáticos, escritores, intelectuales, asociaciones de apostolado seglar y del Movimiento Católico en general que, no siempre de forma monolítica, confluyeron en esos años. En esta línea, el Seminario coordinado por Feliciano Montero y Joseba Louzao en la Universidad de Alcalá de Henares en octubre de 2013, Catolicismo y Franquismo. El “Colaboracionismo” 1945
-1953, puso de manifiesto la necesidad de atender a los diferentes proyectos intelectuales elaborados en el seno del catolicismo,como el proyecto restaurador tradicionalista del grupo Arbor, el proyecto hispanoamericano de Vicente Rodríguez Casado o el proyecto de Ruíz Giménez y Ángel Herrera, así como la validez de las investigaciones desde perspectivas locales y/o diocesanas.

Valioso instrumento para conocer la interacción entre la Institución eclesiástica y los actores sociopolíticos, pero también para valorar los cambios en su forma de presencia pública y su incidencia real sobre un territorio determinado. Recogiendo humildemente la propuesta lanzada al auditorio, esta mesa-taller pretendía abordar algunas de las cuestiones planteadas, como el papel de los diferentes grupos del catolicismo en la construcción del Nuevo Estado, las relaciones con el catolicismo internacional, la evolución de los discursos desde el fin de la guerra, la importancia dela propaganda católica como transmisora de los discursos del régimen y de las doctrinas emanadas desde el Vaticano (no pocas veces contradiciéndose)… Problemáticas, entre otras múltiples, que se están investigando desde diversas disciplinas. No se trataba tanto de centrar la mesa en los procesos y los marcos socio-políticos que llevaron a la confluencia y actividad de la Iglesia Católica junto al Estado franquista en su participación en las políticas penitenciarias, represivas y de coerción sobre la población civil. En síntesis, se pretendía ofrecer una mesa a los/as investigadores/as que estudien la religión y su especial relación con la comunicación, la propaganda y la movilización social durante la posguerra.

….

Seguir leyendo en Academia

 

Edurne Yániz Berrio y Juan Carlos García Funes (Universidad Pública de Navarra)

Actas del Congreso Posguerras. 75 aniversario del fin de la guerra civil española, Madrid, Fundación Pablo Iglesias, 2015, pp. 153-161.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...