Medio centenar de mujeres inmigrantes en Andalucía, en riesgo de sufrir la ablación

Según datos oficiales, en Andalucía viven unos 32.500 inmigrantes, de los que 5.300 son mujeres. De ellas, 547 –la mayoría residentes en Málaga, Almería y Sevilla– podrían estar en riesgo de sufrir mutilaciones en sus genitales por su edad y su procedencia. Y es que esta práctica cultural –que se realiza, normalmente, a niñas de entre 0 y 15 años– está presente en 28 países de África y Oriente Medio de los que han llegado familias que quieren mantener sus costumbres.

«No se han detectado casos de mutilaciones realizadas aquí. Normalmente, se aprovechan las vacaciones o las visitas a los países de origen para hacerlo», explica la profesora de la Universidad de Jaén (UJA) Mª Luisa Grande, que ha llevado a cabo junto a su colega María Hernández un estudio que pretende analizar la situación en relación con esta realidad en la comunidad andaluza, la cuarta región española con mayor número de inmigrantes.

«Hemos realizado entrevistas a profesionales de diversos ámbitos para recabar opiniones y establecer unas pautas de actuación, tanto para la administración como para las organizaciones que trabajan en este tema», cuenta la responsable del estudio, que recoge las propuestas de personas vinculadas con campos como la sanidad, la educación, el trabajo social, la política o la cooperación.

Protocolo específico de actuación

«Consideran que es necesario más formación», afirma Grande, haciendo referencia a una de las conclusiones fundamentales de la investigación, que incluyen la proposición de elaboración de un protocolo específico de actuación no sólo para los casos en los que haya que evitar la mutilación, sino también para los que ya se haya realizado esta práctica que puede traer consigo complicaciones en el parto, infecciones crónicas o imposibilidad de sentir placer –e, incluso, sentir dolor– en las relaciones sexuales.

Para evitar todos estos efectos negativos, lo mejor es la prevención y, para ello, es necesario convencer a las familias de que la mutilación es perjudicial para las niñas. «En la comunidad en la que se hace, se hace para evitar la discriminación, tanto de la mujer como del resto de la familia, por lo que el trabajo de sensibilización hay que hacerlo teniendo en cuenta a toda la comunidad. Es la única manera de conseguir crear una conciencia que ayude a erradicar esta práctica», expone la profesora.

De acuerdo con los datos más recientes con los que cuenta UNICEF, se estima que entre 100 y 140 millones de mujeres y niñas han sufrido algún tipo de mutilación y que cada día serán mutiladas tres millones más.

Archivos de imagen relacionados

  • ablacion
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...