Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Medio centenar de alicantinos pide cada año la renuncia al catolicismo

Sólo el 45% de los apóstatas acaba un trámite “más simple que cambiar de compañía de móvil”, según la diócesis

Es conocido como apostasía o abandono formal de la fe católica y está considerado, especialmente en los círculos más anticlericales, como uno de los procesos más oscuros y rocosos que dependen exclusivamente de la Iglesia católica española. Sin embargo, se trata de un trámite "mucho más sencillo que cambiar de compañía de móvil", en opinión de Ramón Cano, secretario del obispo y canciller de la diócesis de Orihuela-Alicante, donde desde 2005 se han contabilizado un total de 439 solicitudes de apostasía. No obstante sólo un 45% de los demandantes termina el proceso, según los datos de la institución. "La diócesis no bloquea el abandono de la fe, ni siquiera preguntamos las razones de por qué se hace. Mucha gente no acaba el trámite porque, o bien no recuerda en qué parroquia fue bautizado, o simplemente no comparece para firmar la declaración", explica Cano. La principal crítica de los apóstatas se encuentra en la dificultad de acceder a sus datos parroquiales, meros manuscritos conservados en tomos de papel bajo la única supervisión, y en ocasiones arbitrio, del párroco.
Una solicitud por escrito y una copia del certificado de bautismo basta para iniciar este trámite "que puede resolverse en el mismo día", aunque lo normal es que tarde entre dos y tres semanas. Cuando el canciller comprueba los datos, el apóstata recibe una carta del obispado donde se le informa de las consecuencias de su decisión -no poder ser padrino de bautizos y confirmaciones y no recibir un entierro católico, entre otros- y es convocado a firmar personalmente, DNI en mano, la renuncia de la fe. "El certificado de apostasía se envía a la parroquia para que incluyan una nota al margen en su libro de bautismo que indica que ha abandonado la fe", expone el secretario del obispado. En ese momento, la copia del certificado de renuncia es propiedad de los ficheros de la diócesis y quedan sujetos a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD). Caso distinto es el del libro de bautismo, considerado un libro de actas y ajeno por tanto a lo dispuesto en la LOPD.
Luis Sirvent, delegado de Europa Laica en Alicante, asegura que el apostasía "es una postura individual que no tiene ninguna influencia sobre el concordato" entre la Iglesia y el estado, de manera que es "un acto individual de coherencia con la conciencia".
Tanto la diócesis como Europa Laica reconocen que la apostasía es un fenómeno minoritario que funciona por "booms" ideológicos. En 2005, año en que se aprobó el llamado matrimonio homosexual, hubo 115 peticiones. En 2008 bajaron a 87 y en 2009 y 2010 se quedaron en 40. Este año van 20.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
El Regimiento de Artillería Antiaérea de Canarias RAAA 94 realizó una ofrenda floral a la Virgen del Pino en Teror
Leer más

Autoridades públicas en actos religiosos

De España: De otros países:
Total
0
Share