´Me parece muy fuerte tenerque ser católico a la fuerza´

El Constitucional rechaza el recurso de un apóstata valenciano, a través de la Agencia de Datos, para dejar de figurar como católico

Manel Blat (Valencia, 1965), fue bautizado y tomó la comunión. Casado ahora con un hombre, lamenta no poder darse de baja de una Iglesia con la que no comulga.

¿La decisión es un varapalo?
Es un varapalo porque el Constitucional ni siquiera ha admitido a trámite el recurso y no ha entrado en el fondo de la cuestión, en su línea de no definir como laico al Estado.
Lo que usted pedía era sencillo.
Sí, yo no quería que se arrancara mi hoja ni que tacharan mis datos con tippex, como otros pedían. Yo sólo reclamo que se ponga una anotación aclaratoria junto a mi hoja bautismal que diga que yo he apostatado y, de este modo, que no me cuenten como feligrés. Pero seguiré figurando como católico a pesar de los pesares. Ahora sólo me queda recurrir ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.
¿Y lo va a hacer?
Lo tengo que pensar. Estudiaré la sentencia y hablaré con la agencia de datos, que se persona por mí.
¿Qué supone para usted figurar como católico?
Hoy por hoy, nada. Pero me parece muy fuerte que uno tenga que estar en esta organización y ser católico a la fuerza. Se nos debería pedir opinión, como cuando te das de baja de un partido, un sindicato o una falla. No entiendo esta sinrazón
¿Qué le diría al arzobispo?
Que hay un mensaje muy bonito en la Biblia de tolerancia y respeto. La Iglesia católica, apostólica y romana debe plantearse muchas cosas de la sociedad en la que vive porque se aferra a cosas desfasadas.

El Tribunal Constitucional ha rechazado el recurso de amparo de un apóstata que pedía al Arzobispado de Valencia la inscripción de una nota aclaratoria en su partida de bautismo que indicara su baja como miembro de la Iglesia. Es decir, quería que el libro bautismal explicitase su renuncia a pertenecer al orbe católico y no contar así como un feligrés más a efectos estadísticos. Pero la sala primera del Constitucional lo ha impedido al no admitir a trámite el recurso, promovido por la Agencia española de protección de datos en nombre de este ciudadano, Manel Blat.
Él fue el primer valenciano al que la Audiencia Nacional reconoció en 2007 el derecho a la apostasía (negar la fe de Jesucristo recibida en el bautismo). En 2008, el Supremo le quitó la razón y se la dio al arzobispado al entender que los ciudadanos no pueden ampararse en la Ley Orgánica de Protección de Datos para cancelar o rectificar la información que contienen los libros bautismales. Ahora, el auto del Constitucional -del 28 de febrero y publicado ayer en el BOE- ratifica la decisión del Supremo y falla "inadmitir el recurso de amparo por carecer la entidad recurrente de legitimación activa". No debería ser la agencia de datos, sino el Defensor del Pueblo o el Ministerio Fiscal quienes recurrieran la cuestión, viene a decir el auto. Y entonces ya se vería.
De los cinco magistrados que dictan el auto hay uno, Pérez Tremps, que ha emitido un voto particular en el que manifiesta su "discrepancia" con el fallo. En él, el magistrado cree que las "singularidades" del caso, "vinculadas a la muy especial función institucional que cumple la Agencia española de protección de datos", le otorgan "el necesario interés legítimo que la habilita para interponer el recurso de amparo".

"Satisfacción" del arzobispado
Por su parte, el Arzobispado de Valencia expresó ayer su "satisfacción" por el auto del Constitucional y reiteró que "la inviolabilidad y confidencialidad" de los libros de bautismo está garantizada por los acuerdos entre España y la Santa Sede de 1979, según alegan sus servicios jurídicos. Además, los libros de bautismo, agrega el arzobispado, "no constituyen ficheros de datos personales ni sus asientos prejuzgan la pertenencia actual a la Iglesia Católica, tal y como ha defendido desde un primer momento el Arzobispado de Valencia y ha reconocido también en numerosas sentencias el Tribunal Supremo".
El director de la agencia de datos, Artemi Rallo, señaló ayer a Europa Press que éste era el último recurso que quedaba vivo respecto a la modificación de datos en los libros bautismales y lamentó que, con el fallo, se "impide que el Constitucional pueda pronunciarse sobre el fondo del asunto".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...