Máxima instancia judicial de Australia concluye apelación del cardenal Pell a su condena de seis años de prisión por abusos sexuales a dos menores

La máxima instancia judicial de Australia tiene previsto terminar este jueves de analizar el último recurso de apelación del que dispone el cardenal George Pell contra su condena a seis años de prisión por abusos sexuales cometidos contra dos menores en la década de 1990.

Se desconoce, sin embargo, si los magistrados anunciarán hoy su decisión, aunque generalmente el fallo puede dilatarse varias semanas.

El pleno de los siete magistrados que componen el Tribunal Supremo australiano, con sede en Camberra, comenzó el miércoles a escuchar los argumentos de ambas partes para decidir si acepta a trámite el recurso de apelación; y en caso de proceder, si acepta o rechaza la apelación de la condena.

El cardenal, de 78 años, se encuentra en una prisión de Melbourne y no acudirá al tribunal durante su último intento del que dispone para revertir la condena y buscar su absolución, en unas vistas que, a diferencia de las anteriores, no son retransmitidas.

La fiscal jefe del estado australiano de Victoria, Kerri Judd, acusó durante esta segunda y última jornada a los abogados de Pell de presentar durante su turno «un panorama incompleto e inexacto de los hechos» de los que se les acusa al religioso, recoge la agencia local AAP.

El equipo del abogado de Pell, liderado por el letrado Bret Walker, argumentó la víspera que la decisión de los jueces del Tribunal Superior del estado de Victoria, que ratificaron el pasado agosto la sentencia de culpabilidad emitida por un juez de una instancia inferior, no va más allá de toda duda razonable.

Según la defensa, los dos jueces que ratificaron la condena (mientras otro optó por revertirla) cometieron un error al requerir que Pell demostrara su inocencia frente a los delitos que se le atribuyen.

El caso por pederastia contra el exministro de Finanzas del Vaticano, puesto considerado como el número 3 de la Santa Sede, se basa en el testimonio de una de las dos víctimas, quien lo denunció en 2014 después de que el otro supuesto abusado muriera de una sobredosis.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...