Más filosofía, menos religión, uso del castellano… estas son las claves de la reforma educativa de Sánchez

El Gobierno de Pedro Sánchez ya tiene todo listo para llevar a cabo una nueva reforma educativa en España, la séptima desde la restauración de la democracia.

Se trata de un borrador de 69 páginas, al que ha tenido acceso 20minutos.es, del anteproyecto de ley orgánica que reformará la LOMCE aprobada en 2013 por el Partido Popular y que, según la ministra, Isabel Celaá, pretender corregir algunos puntos de aquella norma, a su juicio “lesivos” para la educación. Recupera, en cambio, principios de la LOE aprobada por José Luis Rodríguez Zapatero en 2006.

Y como todas las reformas educativas llevadas a cabo en nuestro país, la que impulsa Celaá no está exenta de polémica. Estas son algunas de sus principales novedades:

1. Uso del castellano: Es uno de los puntos más polémicos porque el Gobierno deja en manos de las comunidades autónomas con lenguas cooficiales la decisión sobre el número de asignaturas que se imparten en castellano. “Fijarán la proporción del uso de la lengua castellana y la lengua cooficial como lengua vehicular, así como las materias que deban ser impartidas en cada una de ellas, pudiendo hacerlo de forma heterogénea en su territorio”, dice el texto. PP y Cs ya han criticado que la norma permitirá a la Generalitat seguir arrinconando el castellano en los colegios catalanes.

2. Temario común: Se regulan, como hacía la LOE, los contenidos comunes en todo el Estado y los que pueden fijar las comunidades: “Los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas (fijados por el Estado) requerirán el 55% de los horarios escolares para las comunidades autónomas que tengan lengua cooficial y el 65% para aquellas que no la tengan”.

3. Religión: Se suprimen los artículos que permitían que la religión computara para la nota media del alumno. Además, ya no tendrá que ser ofertada en Secundaria. Por el contrario, se añade un área de educación en “valores cívicos y éticos” en Primaria y Secundaria, que, según el borrador, “prestará especial atención al conocimiento y respeto a los derechos humanos y de la infancia, y a la igualdad entre hombres y mujeres”. En ningún caso, la religión podrá ofertarse como alternativa a valores cívicos.

4. Perspectiva de género: “En la educación secundaria obligatoria se prestará especial atención a la orientación educativa y profesional del alumnado”, rezaba el artículo 22 de la vigente ley educativa, al hablar de los principios generales para Secundaria. Ahora se añade esta coletilla: “Esta orientación adoptará una perspectiva de género”.

5. Orientación: Se establece que al finalizar la educación Secundaria obligatoria, “se entregará a los padres un consejo orientador” con un informe detallado sobre el alumno y “una propuesta sobre la opción más adecuada para continuar su formación”. El objetivo, se puede intuir, es recomendar y fomentar la Formación Profesional, tan denostada en España y que, en cambio, ofrece buenas perspectivas laborales.

6. Filosofía: Gana peso entre las materias comunes del Bachillerato, con dos asignaturas. Estas serán las materias comunes:

  • Educación física.
  • Filosofía
  • Historia de la filosofía
  • Historia de España
  • Lengua castellana y literatura
  • Lengua cooficial y literatura (si la hay en esa comunidad)
  • Lengua extranjera

7. Obtención del título: La nueva ley regulará que se pueda obtener el título de Bachillerato con un suspenso. “Se contempla la posibilidad de que, excepcionalmente, el equipo docente pueda decidir la obtención del título de Bachiller por el alumno o alumna que haya superado todas las materias salvo una, siempre que se considere que ha alcanzado los objetivos vinculados a ese título”. Además, se insta a los centros a realizar planes de apoyo específicos para los alumnos que repitan curso.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...