Más de la mitad de los ingresos de la Iglesia proceden de subvenciones públicas y actividades económicas

En 2016, la institución católica percibió 963,8 millones de euros, de los que el 59,6% procedían del erario público o de alquileres, tasas u otras actividades
Los obispos invirtieron ese año 4,8 millones de euros en hacer publicidad para captar fondos de sus fieles a través del IRPF o de otros donativos

Las aportaciones voluntarias de sus fieles no son el principal sustento de la Iglesia católica. De hecho, prácticamente seis de cada diez euros que percibió la institución religiosa en 2016 procedían del erario público a través de subvenciones institucionales y de la casilla del IRPF; o de las actividades económicas que lleva a cabo tanto la Conferencia Episcopal como las diócesis (alquiler de inmuebles, editoriales, librerías, museos, tasas por servicios pastorales como bodas, bautizos o comuniones…).

Así consta en la memoria anual correspondiente a 2016 presentada este jueves por la Conferencia Episcopal [consultar, aquí], que detalla que la institución católica ingresó en ese ejercicio un total de 963,8 millones de euros, de los que 574,3 procedían de los dos conceptos citados. En consecuencia, el 59,6% de los ingresos declarados tuvieron su origen en las subvenciones públicas obtenidas y en las actividades económicas desarrolladas por la institución. Los 389,5 millones de euros restantes procedieron de aportaciones voluntarias de los fieles (335,6 millones) y de otros ingresos extraordinarios como herencias, enajenaciones de patrimonio o intereses financieros (53,5 millones).

Seguir leyendo en InfoLibre

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...