Más de 500 personas reivindican libertad de expresión en la «procesión atea»

La marcha, prohibida en abril, fue escoltada por más de una veintena de policías antidisturbios

Más de 500 personas se manifestaron ayer por las calles del madrileño barrio de Lavapiés por la “libertad de expresión y de manifestación”. El motivo, que el pasado mes de abril fue prohibida la 'procesión atea' que pretendían llevar a cabo en el Jueves Santo varios colectivos, entre ellos la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL).

Estaba previsto que la marcha partiera de la calle Santa Isabel a las 20.30 horas, concretamente de delante del Centro Social Okupado y Autogestionado Casablanca. En ese momento, Luis Vega Domingo, presidente de AMAL, atendía a la prensa, con una camiseta blanca que ponía: “Probablemente Dios no exista. Deja de preocuparte. Disfruta de la vida”.

La Semana Santa, propiedad de una religión
Vega pidió que España sea un “Estado laico”. Resaltó que la Constitución es “aconfesional”, pero que, por el contrario, “la Semana Santa es propiedad de una religión”. No obstante, reconoció que no le parece mal una Semana Santa o una “semana vudú”. Lo que le parece mal es que “otros creyentes y otros ateos no puedan hacer algo en esos días”. “Queremos una verdadera situación de igualdad de derechos para todos”, pronunció.

Un Santo Rosario como contramanifestación
Con diez minutos de retraso y escoltada por más de una veintena de policías antidisturbios, la marcha comenzó. Vega informó de que simultáneamente se celebraba un Santo Rosario contra la manifestación de los ateos en calles cercanas. El primer grito que se escuchó fue el de “cuidado con la cartera, que viene el Papa”. Procedía de una mujer con pelo teñido totalmente de canas, que llevaba una bicicleta y que vestía una camiseta con una hoja de marihuana dibujada. Repitió la citada consigna durante el resto de la procesión.

La anécdota
Todavía la cabecera no se había movido de la salida cuando una mujer con dos pizarras empezó a increpar a los ateos. Vociferaba con aire provocador que ella era “cristiana” y, señalando la foto de un feto, que “el mártir era él”. “Las mujeres se suicidan después de un aborto”, chilló. Otra mujer tuvo el impulso de responder a la provocación de la espontánea, aunque finalmente se optó por ignorarla.

La tetera de Russell, convertida en una imagen
Los organizadores sacaron un paso, a modo de los de las procesiones de Semana Santa. La supuesta imagen era una tetera de papel cuché rojo, por la tetera de Russell, una analogía creada por el filósofo Bertrand Russell convertida en un símbolo para refutar la idea de que le corresponde al escéptico desacreditar las afirmaciones de la religión.

“Menos curas y más cultura”
Una vez que la comitiva dio sus primeros pasos, la primera consigna colectiva de la manifestación fue “menos curas y más cultura”. A ésta le siguieron otras tales como “curas y militares, parásitos sociales”; “libertad de expresión, libertad de expresión”; “Estado laico ya”; “aquí estamos, somos los ateos”; “ni Iglesia ni hostias”; “al Episcopado ni un duro del Estado”; “Rouco, cabrón, trabaja de peón” –por el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela¬ o “las capillas, fuera de la universidad”. La última fue “la Virgen María también abortaría”.

Con los pensamientos de los demás
Durante el recorrido, los vecinos salían a los balcones o a la cale al oír el tumulto, el “que vienen los ateos”. Una señora mayor que paseaba a su perro se preguntó “¿por qué se tienen que meter con los pensamientos de los demás?”. La procesión desfiló por calles como San Pedro o Calvario. Vega subrayó que no lo hicieron aposta, que el barrio tiene muchas calles con nombres de santos o que tienen que ver con la religión. Al pasar por una iglesia, el presidente de AMAL aceleró la marcha de la pancarta para evitar en la medida de lo posible el morbo de ver una foto publicada de la procesión atea ante un templo católico.

“Con Dios, ni Dios”
Los participantes exhibieron pancartas. “Iglesia privilegiada, libertad hipotecada”; “No creer y expresarlo no es ofender”; “Con Dios, ni Dios”, “A pedófilos o ladrones bajo capa clerical, pena civil ejemplar” o “Ateo, luego existo” fueron algunos de los mensajes que contenían.

Recortes de libertades y supeditación a la Iglesia
A las 22.15, los manifestantes llegaron a la plaza de Lavapiés, el destino de la marcha. Leyeron un manifiesto en el que recalcaron que los argumentos por los que se prohibió la procesión atea estaban “supeditados al clero” y “definen la situación de recortes de libertades, el poder de la Iglesia Católica Apostólica y Romana que en la actualidad se va pareciendo a la de la Edad Media”. Tras esto, se lanzaron obleas alrededor de la tetera de papel cuché como si fueran confeti. “No están consagradas”, advirtió una pareja. Finalmente, no hubo altercados que lamentar.

Archivos de imagen relacionados

  • ManiAtea M2011a
  • ManiAtea M2011b
  • ManiAtea M2011c
  • ManiAtea M2011d
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...