Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona, en contra de que abran los comercios en domingo

Pide que se respete la fiesta católica dominical

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, ha hecho un llamamiento a través de la hoja dominical de la archidiócesis en el que se muestra contrario a la apertura de los comercios en domingos y festivos, ya que, en su opinión, esto supondría un ataque a la estabilidad de las familias.

“El descanso dominical es, además, un importante factor del bien común”, señala el arzobispo, “por eso, ante la tendencia a abrir los comercios también en domingos y días festivos, no he dudado en pedir que entre todos hagamos un esfuerzo para salvar el domingo”.

El llamamiento de Martínez Sistach en su mensaje semanal encaja en la agenda que en estos momentos promueve el Vaticano, como el propio cardenal se encarga de señalar en su escrito,en el que destaca que, precisamente, en los próximos días el el papa Benedicto XVI ha citado a familias católicas de todo el mundo en la ciudad de Milán para abordar y analizar el futuro de la familia en los aspectos relacionados con el trabajo y la fiesta.

“Todos conocemos la falta de armonía entre la familia y el trabajo en cuanto a los horarios laborales de sus miembros y cómo eso incide muy negativamente para poderse encontrar y convivir como es necesario para el bien de todos”, señala el cardenal arzobispo en su mensaje. Martínez Sistach también se refiere a los “graves efectos” que el paro está provocando en la sociedad española. No piensa, sin embargo, el arzobispo, que la posibilidad de trabajar los domingos pueda paliar, al menos parciualmente, el problema del desempleo. El trabajo, cree Martínez Sistach, “está y debería estar siempre” al servicio de la persona y de la familia, y en este sentido considera que el domingo es también para que la familia viva “el día del Señor con la celebración de la fe y el descanso”, una fiesta que, en su opinión, forma parte de las raíces cristianas de Europa y además “configura” su “identidad”.

Precisamente ayer, Martínez Sistach se encontraba en la aldea onubense de El Rocío presidiendo la misa pontifical de Pentecostés, el principal acto religioso de la jornada de la famosa romería, un privilegio que se debe al hecho de que una de las dos hermandades (la otra es la de Chiclana de la Frontera, en Cádiz) que han debutado en la romería es catalana, concretamente la de Cornellá, para la ha tenido un mensaje particular.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...